Patrulleras libias interceptan a 345 migrantes en aguas internacionales

Patrulleras libias interceptaron hoy en aguas internacionales del Mediterráneo a 345 personas que trataban de llegar a Europa en tres botes neumáticos salidos de playas libias, informó el portavoz de la Guardia Costera local, general de brigada Ayub Qasem.

Según el oficial, la primera de las embarcaciones fue detectada a unas 30 millas de la costa de la ciudad de Qarabuli, uno de los núcleos del tráfico de migrantes en el oeste de Libia, mientras que las otras dos estaban en sus proximidades.

"En ellos viajaban en total 345 personas, entre ellas 39 mujeres y 15 niños. Casi todos de países del África Subsahariana, pero también sirios. Todos fueron llevados a una base naval cerca de Trípoli desde la que se les traslado a centros de acogida", detalló Ayub.

La interceptación se conoce escasas horas después de que las mismas autoridades libias anunciaran que cerca de una centenar de personas desaparecieron anoche en la misma zona después de que se incendiara y naufragara el bote con el que trataban de alcanzar las costas de Europa.

De acuerdo con su relato, el naufragio se produjo a unas 25 millas náuticas de la ciudad de Qarabuli, lugar de partida de la embarcación al parecer a causa de un fallo mecánico en el motor fuera borda.

"En el bote navegan unas 120 personas. La mayoría de nacionalidad subsahariana, pero también marroquíes y yemeníes. Hasta el momento se han recuperado los cadáveres de tres bebés", detalló.

"Otras 16 personas fueron rescatas con vida. Todas ellas son hombres jóvenes que han sido trasladados a un centro de detención en la zona de Al Hamdiya", a unos 25 kilómetros al este de Trípoli, donde son tratados de diversas heridas, explicó.

Además de los bebes citados, en la embarcación precaria navegaban dos bebes más y tres niños menores de 12 años, a parte de una docena de mujeres, señaló la fuente, que aludió al relato de los rescatados.

Las playas que se extienden entre Trípoli y la frontera con Túnez se han convertido los últimos dos años en el principal bastión de las mafias que trafican con seres humanos, pese a la presencia de patrulleras europeas.

Según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), más de 171.635 inmigrantes irregulares lograron cruzar a Europa en 2017, mientras que 3.116 desaparecieron en el mar.

La misma organización, vinculada a la ONU, afirma que a lo largo del presente año, otros 16.394 personas han conseguido cruzar solo por la llamada "ruta central", que parte de Libia, y 635 han muerto ahogadas.

Esta semana, patrulleras libias han interceptado a cerca de 1.200 migrantes frente a la costa oeste del país.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes