Pekín quiere impedir prostitución durante Juegos Olímpicos

PEKIN (AFP). Al igual que muchas prostitutas pequinesas, "Kelly" pensaba que iba a estar muy ocupada durante los Juegos Olímpicos en agosto, con la llegada de decenas de miles de visitantes, pero la policía no va a permitir que la floreciente industria del sexo empañe el evento.

"De repente, la policía se ha vuelto más vigilante. Debemos tener mucho cuidado", asegura esta chica de aspecto frágil de 23 años.

La policía ha cerrado varios bares y algunos de los lugares de prostitución más conocidos. Según Kelly, que procede de la región vecina de Hebei y no desea dar su auténtico nombre, muchas de sus compañeras fueron detenidas recientemente y devueltas a sus provincias de origen.

"Debo tener cuidado. Si soy expulsada de Pekín, ya no podré volver porque la policía establecerá controles en la ciudad", insistió la joven.

El endurecimiento con respecto a la prostitución forma parte de una acción más amplia encaminada a librar a la ciudad de toda la escoria durante los juegos, lo que ha dado lugar también a la desaparición de muchos mendigos y de comerciantes ambulantes.

Los cada vez más frecuentes y más estrictos controles de los visados de extranjeros, realizados en principio para evitar amenazas a la seguridad durante los juegos, ha librado a Pekín de un buen número de prostitutas llegadas de Rusia o Mongolia, según Kelly.

"Estamos cerrados para una inspección anti-incendio. Vuelva después de los Juegos Olímpicos", dijo un empleado del bar Maggie, toda una "institución" de la noche pequinesa situada en una zona central, donde uno se cruza normalmente con muchas prostitutas de origen mongol.

Silenciada en la época de Mao, la prostitución es un negocio próspero en China, país en el que trabajan 10 millones de prostitutas, según algunas estimaciones.

Por lo general, se ejerce con total impunidad en bares, salones de masajes, karaokes o en "peluquerías" de Pekín en las que nadie se corta el pelo.

Es frecuente que los hombres que viajan solos en China reciban una llamada, pocos minutos después de entrar en su habitación de hotel, para ofrecerles la compañía de una chica.

Periódicamente se realizan operaciones contra la prostitución, pero nunca a tan gran escala como ahora, según varios observadores.

"La ciudad está en modo de intensa limpieza", afirmó un internauta en el sitio Internationalsexguide.info, que se presenta como "el mayor foro sobre turismo sexual"

"Todos los lugares más famosos están en el punto de mira. Muchos de ellos han cerrado", dice el sitio. Sin embargo, los hoteles, más discretos, podrían tomar el relevo a través de las "salas de masajes".

Esta represión no hace sino desplazar el problema, asegura Bernhard Schwartlander, representante en China de la campaña antisida de la ONU.

"Si se convierte en algo oculto, es mucho más difícil de controlar. Promover el uso de preservativos se convierte en algo aleatorio, por no hablar del riesgo de violencia machista", lamentó el médico.

No hay problema, según Otak, una prostituta de origen mongol: "Es molesto ahora, pero no durará mucho", asegura.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes