Le Pen dice que su enojo en el debate refleja el de Francia

La líder francesa de ultraderecha Marine Le Pen admitió el viernes que estaba enojada durante el debate presidencial contra su rival centrista, pero dijo que sólo estaba canalizando el descontento que ve en toda Francia.

Emmanuel Macron respondió que su rival se aprovechó del descontento y la inseguridad, en lugar de reflejarlos.

En el último día de campaña antes de las elecciones presidenciales del domingo, los dos candidatos esbozaron futuros muy diferentes para Francia.

Le Pen quiere sacar al país de la Unión Europea y abandonar el euro, aunque ha suavizado algo esa postura en los últimos días.

Macron, ex banquero y ministro de Economía que defiende un espíritu emprendedor, suele aparecer con banderas francesas y de la Unión Europea de fondo.

En el único debate entre los dos candidatos, Macron mantuvo en gran parte la calma durante combativas réplicas, mientras que Le Pen fue más agresiva desde el principio. El padre de Le Pen, Jean-Marie Le Pen, que fundó el partido Frente Nacional que dirige ahora su hija pero suele criticarla, ha dicho que la líder de ultraderecha “no estuvo a la altura”.

Sin embargo, Marine Le Pen afirmó que sus fuertes emociones estaban bien fundadas.

“Mis palabras no fueron más que el reflejo del descontento que explotará en este país”, dijo a la emisora de radio RTL.

Le Pen acusó a Macron de ser el candidato de la elite y dijo que los franceses han tenido suficiente con su situación política y económica.

Por su parte, Macron admitió que los franceses están exasperados por la ineficacia del gobierno, pero rechazó la visión de su rival de un país enfurecido.

“La señora Le Pen no habla en nombre de nadie. La señora Le Pen se aprovecha del descontento y el odio”, dijo a RTL.

Una preocupación _especialmente para Macron, que fundó su propio movimiento político hace un año_ es que los votantes de izquierdas y partidos tradicionales simplemente se queden en casa el domingo. Los dos candidatos salieron victoriosos de una primera vuelta entre 11 aspirantes hace dos semanas.

El viernes se celebraron protestas estudiantiles contra los dos candidatos que bloquearon 10 escuelas secundarias en París.

En el nordeste de París, unos 100 estudiantes colocaron contenedores de basura ante la entrada del Lycée Colbert, con carteles que decían “Ni Le Pen ni Macron, ni la patria ni el patrón”, en referencia a las posturas nacionalistas de Le Pen y los lazos de Macron con el mundo corporativo.

Sin embargo, estudiantes del Lycée Buffon escribieron una carta abierta pidiendo a la gente que votara y recordara el destino de los cinco estudiantes baleados en 1943 por combatir a los nazis.

“Tengo 15, 16, 17 o 18 años, soy un estudiante. Aunque no tengo edad para votar, estoy preocupado”, indicó la misiva. “Querido lector, usted debe saber que la Francia de Marine Le Pen no es la Francia que amamos. Nuestra Francia es hermosa, tolerante y cosmopolita. De modo que vaya y vote el domingo, por esta Francia, esta democracia”.

Macron se hizo eco de esa petición, diciendo que cualquiera que acepte la democracia francesa moderna debe aceptar la decisión que se le plantea.

“No voy a lamentarme por nuestra democracia”, dijo. “En la segunda ronda, escoja usted al candidato que quizá no fue su primera opción”.

 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7