Peña Nieto encabeza desfile de Independencia, el último como presidente

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, encabezó hoy el desfile cívico-militar conmemorativo del 208 aniversario de la Independencia, que contó con la participación de 18.736 miembros del Ejército, la Fuerza Aérea, la Marina y la Policía Federal.

El evento, el último presidido por Peña Nieto antes de que deje el cargo el próximo 1 de diciembre, comenzó a las 11.00 hora local (16.00 GMT) en el Zócalo de la Ciudad de México, cuando se izó la gran bandera que domina la plaza mientras sonaba el himno nacional.

A continuación, el mandatario pasó revista a las tropas desplegadas en la plancha del Zócalo y se desplazó al balcón principal del Palacio Nacional, donde siguió el desfile acompañado por su esposa, Angélica Rivera, el secretario de Defensa, Salvador Cienfuegos, y el de Marina, Vidal Francisco Soberón.

Durante la hora y media que duró el desfile, cuyo recorrido comprendió desde el Zócalo hasta el Campo Deportivo Militar "Marte", unas 4.800 personas dispuestas en las gradas de la plaza fueron construyendo varios mosaicos que reflejaban la bandera nacional y diferentes imágenes de las Fuerzas Armadas.

Bajo la mirada de cientos de familias, que se congregaron tanto en la plaza como en todo el Paseo de la Reforma, desfilaron 401 vehículos terrestres, 177 aeronaves, 53 canes, 269 caballos y los miles de elementos de todas las divisiones de las Fuerzas Armadas.

Uno de los momentos más celebrados fue el paso de los rescatistas (de la Marina, Ejército y el Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas de la Ciudad de México) que ayudaron en la tragedia del 19 de septiembre de 2017, cuando un potente terremoto de magnitud 7,1 sacudió el sur y el centro del país y dejó un total de 369 víctimas mortales.

También participaron varios perros rescatistas, entre ellos la conocida perra Frida, con sus particulares gafas protectoras y sus botas, y el pastor belga Pánuco, quien el año pasado logró extraer de los escombros a ocho personas con vida.

La novedad de este año ha sido la incorporación de varios carros temáticos. Estos tenían como ejes asuntos como las operaciones de las Fuerzas Armadas para el mantenimiento de la paz, los deportistas de alto rendimiento o las tareas de búsqueda y rescate en las situaciones de emergencia.

Como es habitual, el desfile fue cerrado por un contingente de charros, quienes saludaron a los asistentes a lomos de sus caballos.

Para vigilar que el desfile se desarrollara sin incidentes, la Secretaría de Seguridad Pública capitalina dispuso a 5.200 policías a lo largo de los ocho kilómetros que comprendía el recorrido.

Asimismo, el aeropuerto de la ciudad interrumpió sus funciones durante tres horas.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes