Pence promete a exilio de Miami que EEUU peleará para que Venezuela sea libre

El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, entregó hoy un convencido mensaje de esperanza al pueblo de Venezuela, al que le reiteró que Estados Unidos está con ellos y le expresó su confianza de que tiene "un futuro de libertad".

"Estamos con ustedes y estaremos con ustedes hasta que se restaure la democracia en Venezuela", señaló hoy Pence ante centenares de venezolanos congregados en la Iglesia católica Nuestra Señora de Guadalupe, en Doral, ciudad aledaña a Miami donde reside una numerosa comunidad de exiliados del país latinoamericano.

El mensaje repetido por Pence fue el de "esperanza" por el futuro de Venezuela, y el de la pronta restauración de las libertades civiles y democráticas en ese país para superar una época dominada por la "dictadura" y la "opresión" del Gobierno de Nicolás Maduro.

En su opinión, un ejemplo de la "brutalidad y la barbarie del régimen de Maduro" son los venezolanos con los que se reunió hoy en Doral.

Una de ellas fue Daniela Schadendorf, cuyo padrastro, el opositor venezolano Antonio Ledezma fue encarcelado por "oponerse valientemente" al régimen de Maduro.

El vicepresidente no mencionó expresamente la opción militar, deslizada días atrás por el mandatario estadounidense, Donald Trump, pero manifestó que si bien EE.UU. considera "todas las opciones", tiene "confianza" de que, junto con los países de América Latina, se logrará una "solución pacífica" a la situación en Venezuela.

"América Latina está unida en la demanda de la restauración de la democracia en Venezuela", destacó Pence, quien señaló que la Declaración de Lima, firmada por 13 países de la región y en la que afirman que no reconocerán ninguna decisión que tome la Constituyente venezolana, mandó un "poderoso mensaje".

Lamentó que el que fue uno de los países más ricos de la región se transformé en uno de los más pobres y advirtió de los riesgos que el colapso venezolano "arrastre a todos".

"El narcotráfico va a llevar a la inmigración ilegal y va a poner en peligro todo el hemisferio occidental", aseveró Pence ante un auditorio entregado, que en más de una ocasión cortaron al vicepresidente con gritos por la libertad de Venezuela.

Pence pidió un aplauso para el exilio venezolano en Miami, con quienes antes sostuvo un encuentro privado, en compañía del gobernador de Florida, Rick Scott, y los congresistas Marco Rubio y Mario Díaz-Balart, ambos de origen cubano.

Entre los 15 representantes del exilio reunidos con Pence, figuraron activistas, políticos, magistrados y exfuncionarios públicos, como Warner Jiménez, exalcalde opositor del municipio de Maturín, y Ramón Muchacho, exlcalde del municipio Chacao, quien fue condenado a 15 meses de prisión por permitir los bloqueos y barricadas de las manifestaciones opositoras.

Entre los reunidos con Pence figuró también Carlos Vecchio, líder de Voluntad Popular, el partido del opositor Leopoldo López, y quien dijo a la prensa antes del encuentro que agradecía las sanciones impuestas por la Administración Trump a funcionarios de Venezuela, pero agregó que hacen falta "decisiones más firmes".

En esa línea, varios exiliados abogaron porque EE.UU. incluya a la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) en la lista de Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), con lo cual "se impediría comprar o vender petróleo a Venezuela" por parte EE.UU. y de los países aliados, tal como señaló hoy la Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex).

La visita de Pence ocurre tras concluir la semana pasada su primera gira latinoamericana, que le llevó a visitar Colombia, Chile, Argentina y Panamá, un viaje que estuvo precisamente marcado por la crisis venezolana.

En su discurso en el sur de Florida, Pence puso de relieve que el viaje ha fortalecido su "confianza" en un futuro brillante para la región, a la vez de la importancia de que EE.UU. mantenga su compromiso con la "seguridad" en Latinoamérica, en especial para "frenar" la acción de las "organizaciones criminales".

En la línea de la esperanza se expresaron también el senador Marco Rubio, quien le pidió a los asistentes estar seguros de ver de nuevo una "Venezuela democrática y en libertad".

"Hay una administración que está con ustedes y jamás los abandonarán", dijo.

El congresista Mario Díaz-Balart y el gobernador de Florida, Rick Scott, se expresaron en la misma línea y aseguraron que Estados Unidos no se olvidará de los más de 120 muertos durante las protestas en las calles de Venezuela desde el pasado mes de abril.

En las últimas semanas, el Gobierno de Trump también ha endurecido sus sanciones contra individuos del Gobierno de Maduro, incluido el propio presidente, y, según Pence adelantó que habrá nuevas medidas en este sentido.

"No nos quedaremos parados mientras Venezuela se desmorona", aseguró.

 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7