Periodistas mexicanos apremian a EEUU para recibir asilo

LAKE BUENA VISTA, Florida, EE.UU. (AP). Tres periodistas mexicanos que denunciaron haber recibido amenazas de muerte en su país instaron el miércoles al gobierno de Estados Unidos para que agilice la aprobación de sus solicitudes de asilo.

Emilio Gutiérrez Soto afirmó que recibió las primeras amenazas en el 2005, cuando redactó noticias sobre la presunta participación de militares en el tráfico de drogas en el estado norteño de Chihuahua, fronterizo con Estados Unidos.

Tres años después, su casa fue saqueada y recibió nuevas amenazas, dijo. Luego de presentar quejas ante el gobierno mexicano y obtener una magra respuesta, huyó del país en el 2008 con su hijo de 15 años.

El periodista vivía en Ciudad Juárez, que está en Chihuahua y es una de las localidades mexicanas más afectada por la violencia relacionada de las drogas. Colinda con la ciudad de El Paso, en el estado de Texas.

Gutiérrez pasó más de siete meses en un centro estadounidense de detención de inmigrantes, hasta que su relato fue transmitido en la televisión nacional. Su hijo estuvo retenido cuatro meses. La próxima audiencia sobre su caso podría ocurrir hasta después del 2012.

El ex reportero del periódico El Diario de Ciudad Juárez consideró que la lucha contra las drogas está destruyendo a México. Hizo las declaraciones durante la reunión anual de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos en el suburbio de Lake Buena Vista en el estado de Florida.

Gutiérrez le suplicó al gobierno estadounidense que tome una decisión sobre su caso y los de otros periodistas.

"Estamos viviendo en el limbo legal", dijo Gutiérrez, quien tiene un permiso temporal para laborar pero no ha encontrado trabajo.

El reportero radiofónico Ricardo Chávez Aldana, oriundo de Ciudad Juárez, criticó a los carteles de la droga en su programa hasta que sus sobrinos fueron muertos frente a su casa. Ante varios cientos de periodistas reunidos en el centro de diversión de Disney en Coronado Springs, afirmó que junto con su esposa, hijo y madre, recibió amenazas frecuentes hasta que cruzaron a El Paso.

Alejandro Hernández Pacheco era un camarógrafo de la cadena Televisa cuando fue secuestrado junto con otros tres periodistas en julio pasado en el estado norteño de Durango, al parecer por uno de los carteles de las drogas más grande en México que exigía el fin de la información en su estación sobre esa banda. Fue liberado una semana después y cruzó hacia Estados Unidos en octubre.

Los tres, que tienen pendientes sus casos de asilo, aseguraron que no volverán a México.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de México (CNDH), un organismo público autónomo, informó este mes y que 51 periodistas fueron muertos en México desde el 2005. Otros grupos defensores de la libertad de prensa consideran altos esos números y difieren de la definición de qué persona puede considerarse periodista.

Pero diversas organizaciones coinciden en que México es uno de los más peligroso del mundo para los periodistas.

_____

NOTA DEL EDITOR:

En una nota del 15 de junio, la AP reportó de manera errónea que un reporte del gobierno mexicano señalaba que por lo menos 66 periodistas mexicanos habían sido muertos entre el 2006 y el 2010. La fuente de ese reporte era la Comisión Nacional de Derechos Humanos, un organismo público autónomo, que informó de la muerte de 65 periodistas entre el 2000 y el 2010. La Comisión actualizó sus cifras este mes y señaló que 51 periodistas fueron muertos en México desde el 2005. Esa es una versión correcta de la nota

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes