Perú: Humala cumple 100 días de gobierno

LIMA (AP). El presidente Ollanta Humala cumplió el viernes sus primeros 100 días de gobierno con una aprobación general a su política económica, suspicacias respecto de algunas decisiones políticas y con un segundo vicepresidente denunciado por presunto tráfico de influencias.

La popularidad del presidente de 49 años, un ex militar de tendencia izquierdista, es de 62% según un sondeo de la consultora Ipsos Apoyo divulgado en octubre, superior al 59% de popularidad que tenía su antecesor Alan García (2006-2011) al cumplir 100 días de gestión y al 42% de Alejandro Toledo (2001-2006) en el mismo período.

Según analistas, el alto nivel de aprobación se debe en buena parte a que Humala ha empezado a cumplir los dos grandes compromisos asumidos en la campaña electoral: no interrumpir el ciclo de crecimiento económico experimentado por Perú en el último decenio sobre la base de políticas de libre mercado y trabajar por la inclusión social para que los beneficios del crecimiento lleguen a todos los peruanos.

"Ha habido una serie de señales positivas en torno a tranquilizar al sector (financiero y empresarial) que tenía más miedo de lo que pudieran ser los efectos del actual gobierno. Ha habido también señales de cumplimiento de lo ofrecido en campaña", dijo la analista política Giovanna Peñaflor haciendo un balance de los primeros tres meses de gestión de Humala.

Pero algunas decisiones, como ascender a sus ex compañeros de promoción en el ejército de manera que vayan ubicándose en los puestos más altos de la jerarquía militar en los próximos años y nombrar a algunos amigos en cargos públicos, son vistas con recelo.

Sus críticos también cuestionan su posición poco firme en el caso del segundo vicepresidente Omar Chehade, acusado de presunto tráfico de influencias, cuando una de las banderas que enarboló Humala como candidato fue la de la lucha contra la corrupción.

"Las últimas semanas han sido complicadas para el gobierno por la denuncia contra el segundo vicepresidente... es imposible que no salga golpeado" Humala, comentó Peñaflor.

En el plano económico, la ratificación del director del Banco Central de Reserva Julio Velarde, quien había ejercido el cargo durante el gobierno anterior, y la designación como ministro de Economía de Luis Miguel Castilla, viceministro de Economía durante la gestión previa, tranquilizaron a los mercados.

A su vez, con la negociación con las empresas mineras para que paguen más impuestos por unos 1.000 millones de dólares anuales, Humala se congració con las clases populares resentidas de que esas compañías exploten los recursos minerales del país y se beneficien con los altos precios internacionales.

Además este mes empezará a implementarse en las regiones más pobres de Perú el principal de los programas sociales que ofreció siendo candidato, "Pensión 65", por el que el gobierno entregará 250 soles (unos 90 dólares) a los mayores de 65 años en situación de pobreza.

Sin embargo, analistas y círculos políticos coincidieron en que el caso de Chehade --quien fue su colaborador cercano en la campaña electoral y su abogado en un juicio por supuestas violaciones a los derechos humanos en su época de militar activo-- podría costarle caro si Humala lo mantiene en el cargo.

A mediados de octubre el segundo vicepresidente fue acusado por un general de la policía pasado a retiro de proponer en una reunión con otros dos generales de la policía, además de su hermano y un amigo, el desalojo de una empresa azucarera para favorecer a una de las partes en conflicto.

Humala, quien hizo de la frase "Honestidad para hacer la diferencia" su lema de campaña, sólo ha dicho que esperará el resultado de las investigaciones de la Fiscalía y la comisión de Etica Parlamentaria en el Congreso sobre Chehade.

"En lo único que nosotros estamos ahora concentrados es en cumplir con el pueblo peruano, el resto es secundario", declaró el viernes a un reportero de la emisora Radioprogramas que le preguntó si el caso estaba perjudicando su gestión.

El analista Augusto Alvarez Rodrich escribió el viernes en su columna en el diario La República que el gobierno teme que una salida tan pronta de su vicepresidente pueda provocar un desgaste político.

"(Ese costo) puede ser en efecto significativo, pero siempre será menor que el de empezar tan pronto a tapar cuchipandas (negociados) por razones políticas, especialmente para un presidente que hizo de la lucha anticorrupción su bandera principal para llegar al cargo", sostuvo Alvarez.

Un ex rival político de Humala en los pasados comicios, el economista Pedro Pablo Kuczynski, destacó que en los primeros 100 días de su gobierno "la economía va bien".

"Lo que no va tan bien es la política. Hay una serie de temas preocupantes... Además falta un deslinde más claro contra la corrupción", comentó en una entrevista radial.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes