Perú: Toledo levanta bandera contra la corrupción

LIMA (AP). El ex presidente peruano Alejandro Toledo dijo que si gana las elecciones de abril propondrá que los delitos de corrupción no prescriban, pero aseguró que no tiene un afán de persecución contra el actual gobierno que se ha visto inmerso en un caso de irregularidades en licitaciones.

Toledo (2001-2006) dijo el jueves que el presidente Alan García teme que triunfe en los comicios y emprenda una investigación sobre los denominados "petroaudios", presuntos negociados en la licitación de lotes petroleros que salieron a la luz en octubre de 2008.

Los hechos provocaron la renuncia del entonces primer ministro, Jorge del Castillo, y de todo su gabinete.

"A mí me gustaría que se esclarezca (el caso). El presidente García tiene miedo de que yo, si soy presidente, lo voy a perseguir. No, yo no persigo a nadie, que la justicia haga su trabajo", dijo Toledo a una pregunta de la AP.

Según sondeos privados, García, que concluirá su segundo gobierno el 28 de julio, posee una desaprobación de 65% explicada en buena parte por la percepción de los peruanos de que existe mucha corrupción en su gobierno. Tras su primera presidencia (1985-1990) García fue acusado de enriquecimiento ilícito, pero el cargo prescribió durante su exilio en Bogotá y París, desde donde alegaba que se trataba de una persecución del gobierno de Alberto Fujimori.

En una rueda de prensa que ofreció a corresponsales extranjeros, Toledo, un incómodo crítico de García, expresó su indignación porque las investigaciones sobre los "petroaudios" no hayan dado frutos.

El caso avanzó muy lentamente y algunas pruebas se perdieron.

"Se han escuchado algunos audios y hasta hoy no sabemos qué pasó, se estaban negociando preferencias de inversión para ciertas petroleras... eso es indignante y el no saberlo da más ira", dijo el ex presidente, de 64 años.

Propuso que "los delitos de corrupción de funcionarios públicos sean delitos que no prescriban... porque bajo el manto de la prescripción la corrupción del pasado, la corrupción del presente y la corrupción del futuro pueden continuar".

A su vez aseguró que de llegar al gobierno no indultará a Fujimori, quien cumple una condena de 25 años de cárcel por dos matanzas cometidas por un escuadrón de aniquilamiento del ejército en los primeros años de su gestión (1990-2000).

"El señor Fujimori ha sido sentenciado por violación de los derechos humanos, por delitos de lesa humanidad. Yo no puedo interferir en el poder judicial. ¿Indultaría usted a Fujimori? La respuesta es no", dijo a la prensa extranjera.

Toledo, economista de profesión y primer presidente de raíces indígenas democráticamente elegido en la historia de Perú, explicó que vuelve a postularse a la presidencia porque tiene una "agenda pendiente" con el país.

"Mi gobierno se dedicó a sentar las bases del crecimiento, pero no tuvo tiempo para ver el tema social", dijo.

Precisó que su plan se basa en seis ejes: consolidar el crecimiento económico, imprimir valor agregado a los productos de exportación, redistribuir más equitativamente la riqueza y emprender una revolución educativa, realizar una reforma profunda del sistema judicial, poner énfasis en las políticas de medioambiente y contra el cambio climático y construir una sociedad más unida.

Las encuestas de intención de voto muestran a Toledo en primer lugar, seguido del ex alcalde de Lima Luis Castañeda y de la hija de Fujimori, Keiko Sofía Fujimori.

Las elecciones se celebrarán el 10 de abril.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes