Perú en alerta máxima por cumbre de Latinoamérica y Europa

LIMA (AFP) - Misiles tierra-aire, aviones de combate, expertos en guerra bacteriológica, perros detectores de bombas y policía montada forman parte de una gigantesca maquinaria policial con 95.000 hombres para dar seguridad a la Cumbre de América Latina y la Unión Europea esta semana en Perú.

Las autoridades se encuentran bajo alerta máxima con el objetivo de que el encuentro de unos 50 mandatarios en Lima se desarrolle sin sobresaltos, al extremo de vigilar hasta el aire que respiren los dignatarios en los días de la cumbre.

Agentes de la Unidad NBQ (nucleares, biológicos y químicos) llamados 'hombres de acero' y protegidos con uniformes especiales tendrán detectores para ubicar cualquier tipo de bacteria o virus utilizados en armas de destrucción masiva.

"Hemos planificado cada detalle, nos hemos preparado desde hace dos años y estamos listos para enfrentar los problemas que se presenten", aseguró el general Octavio Salazar, director de la policía peruana.

Un control especial rodeará el aeropuerto internacional y un aeródromo militar aledaño, en el vecino puerto El Callao, donde arribarán las aeronaves de los mandatarios.

Aviones Sukhoi-S25, de fabricación rusa, y cazas A-37, de factura estadounidense, han sido encargados para cuidar a los aviones de los jefes de Estado.

Junto a estas unidades, se han desplegado equipos móviles de lanzamiento de misiles Igla y Javelin, de alto poder destructivo.

"La misión es detectar y eliminar naves extrañas en cielo peruano que se nieguen a identificarse", dijo una fuente de la Fuerza Aérea que señaló que la protección se extenderá a todos los aeropuertos del país.

La totalidad del cuerpo policial, unos 95.000 agentes en Lima y provincias, estarán involucrados en las medidas de seguridad, de los cuales 35.000 darán protección en Lima a la zona central de la cumbre donde se ubican los hoteles de alojamiento de los mandatarios y sus delegaciones.

Unos 500 perros policías fueron entrenados en varias especialidades, básicamente en detección de explosivos, defensa y ataque.

Al lado de los sofisticados "hombres de acero" estará la Policía Montada, integrada por 180 policías a caballo, que tendrán entre sus tareas principales apoyar el patrullaje y vigilancia en los alrededores de los hoteles.

El Museo de la Nación, sede de la reunión presidencial, estará sometido a extremas medidas de vigilancia con el establecimiento de anillos de seguridad, así como un minucioso empadronamiento de vecinos que viven en las zonas cercanas.

Los cuerpos especiales recibieron entrenamiento en Estados Unidos, Holanda, República Checa, Australia y España, y tendrán estrecho contacto con los equipos de seguridad de los mandatarios visitantes.

Una vigilancia especial se asignará a la Cumbre de los Pueblos, un evento paralelo organizado por entidades políticas y sociales de izquierda de países de América Latina y Europa.

Aunque los organizadores han aclarado que sus sesiones se desarrollarán en un ambiente pacífico y sin protestas, el gobierno sospecha que podrían generarse disturbios, por lo que contingentes antimotines vigilarán la sede de lo que el gobierno define como anticumbre.

Sin que las autoridades lo quieran, la parafernalia policial y militar puesta en práctica ha generado la idea entre la población de que el país estará tomado por sus fuerzas armadas y policiales y en virtual toque de queda.

Para evitar contratiempos el gobierno declaró días no laborables los días 15 y 16, en que se suspenderán las actividades empresariales de entidades públicas y privadas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes