Piden 10 meses de cárcel para la alcaldesa antisistema de Roma

La fiscalía de Roma pidió este viernes una condena de 10 meses de cárcel para la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, de la formación antisistema Movimiento 5 Estrellas, acusada de falso testimonio, lo que podría desencadenar en su renuncia.

Según el fiscal Paolo Ielo, Raggi mintió a la Autoridad Nacional Anticorrupción (ANAC) a propósito del nombramiento del director de Turismo de la capital, Renato Marra.

Gracias a una serie de mensajes presentados se demuestra que la alcaldesa delegó totalmente a su entonces brazo derecho, Raffaele Marra, actualmente en detención domiciliaria por corrupción, el nombramiento de su hermano, Renato Marra, lo que de hecho generó muchos interrogantes.

Tras los alegatos de la defensa el sábado, el juez deberá pronunciar su veredicto el mismo día.

En caso de condena, la alcaldesa no cumpliría la condena en la cárcel, ya que según la ley italiana cuando se trata de menos de dos años no se aplica.

Sin embargo, una eventual condena desataría una crisis política dentro de la alcaldía, ya que el Código de Conducta Interno del M5E prevé en esos casos, aún por una condena en primera instancia, que la persona renuncie al cargo.

"Respetaré las reglas", adelantó la alcaldesa al ser interrogada sobre la posibilidad de un fallo desfavorable.

Por su parte, el líder del M5E y actual vice-primer ministro, Luigi Di Maio, reiteró este viernes a la prensa que el código de la formación será respetado.

"El código de comportamiento habla claro", dijo Di Maio en una conferencia de prensa con los corresponsales extranjeros al ser interrogado sobre el caso.

La alcaldesa, una desconocida sin experiencia en la gestión de bienes públicos, fue elegida en 2016 con el 67% de los votos, en lo que fue una reacción de rechazo a las gestiones anteriores, de derecha e izquierda, que no lograron administrar una ciudad sobreendeudada e ingobernable.

Dos años después, su popularidad ha caído notablemente debido a los problemas y errores cometidos en la gestión de la capital, entre las más difíciles de administrar en Italia.

Los baches callejeros, la recolección de las basuras, el mal funcionamiento de las oficinas públicas además de la falta de transporte público y el abandono de los parques figuran entre los mayores problemas.

Miles de romanos se manifestaron a finales de octubre exigiendo la renuncia de la alcaldesa, acusada de agravar aún más la vetustez y organización de los servicios públicos de la capital italiana.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes