Piloto de camioneta culpado por accidente en festival con 8 muertos

CIUDAD JUÁREZ (AFP). El piloto de la camioneta gigante que el sábado arrolló a una multitud en un festival de actividades extremas en México fue responsabilizado este lunes por autoridades de la tragedia, que causó ocho muertos y más de 80 heridos, 13 de gravedad.

Además del conductor, quien se encuentra detenido en un hospital debido a un traumatismo craneoencefálico, también se evalúa la responsabilidad de la empresa organizadora por las precarias medidas de seguridad del evento, así como de la alcaldía de la ciudad de Chihuahua (norte), que patrocinó el festival.

César Duarte, gobernador del estado de Chihuahua, dijo el lunes que hubo "falta de pericia y una responsabilidad directa en el manejo del vehículo" por parte del conductor, que realizaba una maniobra prohibida en el momento del accidente, aunque sus análisis de sangre han descartado que estuviera ebrio.

"El sentido de la exhibición lo cursó en el primer turno adecuadamente pero se regresó, que era una práctica no autorizada. Y vuelve a hacer la misma en sentido contrario (...) donde ya queda muy cerca de las gradas", dijo a la televisora Milenio el gobernador de Chihuahua, fronterizo con Texas (Estados Unidos).

Duarte recalcó que la fiscalía de Chihuahua debe también determinar ahora "el alcance de la responsabilidad" de los organizadores y promotores por la seguridad del evento, al que asistían unas 3.500 personas.

En un video del accidente se observa que entre los espectadores arrollados y la pista no había ni siquiera alguna de las débiles vallas metálicas colocadas en otros puntos.

"No había valla, ni precaución, nada que les impidiera el paso" a las camionetas, dijo Cristal Martínez, una de las espectadoras, a la emisora Radio Fórmula.

Tras el accidente "mucha gente estaba en shock, no sabía qué hacer, si correr o ayudar (...) Se escuchaba a madres desesperadas que buscaban a sus hijos, a hijos que buscaban a sus papás", relató Martínez.

El accidente tuvo lugar la tarde del sábado durante el espectáculo denominado Demolition Show, que consiste en que vehículos con enormes llantas -conocidos también como camioneta monstruo- aplastan a autos de tamaño regular.

El vocero de la Fiscalía de Chihuahua, Carlos González, señaló a periodistas que "en las próximas horas" se podría notificar de sus cargos por "homicidio imprudencial" al piloto.

Según el último reporte del gobierno de Chihuahua, siguen siendo ocho los fallecidos en el accidente, cuatro de los cuales eran menores de edad, mientras que 58 de los 87 heridos fueron dados ya de alta.

De las 29 personas hospitalizadas, 13 están en terapia intensiva y dos en un estado muy delicado.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes