Piñera anuncia reforma para facilitar destitución de mandos uniformados

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció hoy que propondrá al poder Legislativo una reforma constitucional para facilitar la destitución de los mandos militares y policiales y establecer una real subordinación de las instituciones armadas al poder civil.

La reforma debe permitir al presidente remover directamente a los altos mandos de las Fuerzas Armadas y al general director de Carabineros, indicó el mandatario al Canal 13 de Televisión, donde estuvo como invitado en un programa matinal.

La idea de Piñera es reemplazar con esa reforma el llamado "decreto fundado", al que debió recurrir hace unos días para despedir al general director de Carabineros, Hermes Soto, quien rechazó una petición de renuncia que le hizo el mandatario a raíz del homicidio del comunero mapuche Camilo Catrillanca.

El "decreto fundado" nació de una reforma del presidente Ricardo Lagos (2000-2006) y su aplicación requiere que sea visto por ambas Cámaras del Congreso y visado por la Contraloría General de la República, antes de que se concrete la salida del implicado.

Piñera le pidió la renuncia a Soto a raíz de una secuela de mentiras, montajes y contradicciones de carabineros implicados o responsables de alguna forma en el asesinato de Catrillanca, ocurrido el pasado 14 de noviembre en la sureña región de La Araucanía.

Soto no puso objeción al procedimiento, lo acató y se fue del cargo, tras lo cual Piñera designó en su lugar al general Mario Rozas, pero en el ámbito político abundaron las opiniones de que el proceso fue poco grato y de alta tensión.

"Vamos a enviar una reforma constitucional parta terminar con ese mecanismo, los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas y el general director de Carabineros tienen que estar subordinados al poder civil y cuando el Presidente les pide la renuncia tienen que renunciar en el acto", subrayó Piñera.

Sobre Hermes Soto, Piñera reveló que antes de pedirle que diera un paso al costado el general "había dado muestras de querer renunciar".

"Él había dado muestras de que sí estaba dispuesto a renunciar, en algún momento cambió, y en todo caso estaba en su derecho (a negarse y forzar el uso del decreto fundado), un derecho constitucional", precisó.

"Llegué a la conclusión de que (Hermes Soto), no era la persona indicada para liderar un cambio tan grande en Carabineros", afirmó el mandatario al explicar el porqué de la petición de la renuncia.

"Él me dijo 'no quiero renunciar voluntariamente, porque sería reconocer una falta'. Entonces le dije: 'general, ¿está seguro de que no quiere renunciar?, porque me va a obligar a poner en marcha un mecanismo que nunca se ha utilizado'. 'Sí', me dijo. Entonces, en este mismo instante ponemos en marcha el mecanismo, que es informar al Congreso y mandar a la Contraloría un decreto fundado", relató Piñera.

Respecto de la situación en La Araucanía, en relación con el llamado conflicto mapuche y la forma de enfrentarlo, Piñera reiteró su decisión de retirar de la zona al GOPE (Grupo de Operaciones Especiales) de Carabineros, involucrado en el homicidio de Camilo Catrillanca.

"Pero fortaleciendo fuerzas especiales (policías antimotines que reprimen manifestaciones) porque no vamos a descuidar la seguridad y el orden público", añadió, y aseguró que la zona "nunca ha estado militarizada, pero tener fuerzas especiales para luchar contra terroristas que no respetan a nada ni nadie, eso va a ser así porque es lo que un presidente tiene que hacer".

Hace unos meses Piñera en persona presentó un cuerpo de élite de carabineros entrenados en Colombia y Estados Unidos, dotados de armamento moderno y de alto poder, que la prensa denominó "comando jungla".

Tras la muerte de Camilo Catrillanca el Gobierno ha asegurado, y Piñera lo reiteró este miércoles, que "el GOPE cometió muchos errores. Otra cosa son las Fuerzas Especiales (...), el comando jungla no existe".

Añadió que el entrenamiento de ese contingente fue iniciado en el Gobierno de Michelle Bachelet (2014-2018), y que en realidad consiste en Fuerzas Especiales y GOPE "con un entrenamiento especial".

"Antes a los carabineros los agredían con armas de guerra y ellos se debían defender con balines de goma. Nosotros dijimos: 'si son atacados, deben defenderse', pero en el caso Catrillanca, los carabineros dispararon contra dos personas desarmadas", dijo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes