Plan de emergencia de Fukushima era de una página

TOKIO (AP). Un memorando de una sola página escrito hace una década por los operadores de la averiada planta nucleoeléctrica de Fukushima fue suficiente para convencer a las autoridades japonesas de que sus reactores estaban a salvo de las peores olas que un sismo podría generar, de acuerdo con los resultados de una investigación de The Associated Press.

Las autoridades niponas habían solicitado a la empresa que presentaran sus preparativos en caso de tsunami para evaluación.

La respuesta de Tokyo Electric Power Co. (TEPCO) fue una página doblada enviada el 19 de diciembre del 2001 y obtenida por la AP de acuerdo con la ley de registros públicos de Japón.

Masaru Kobayashi, quien ahora dirige la sección de seguridad sísmica de la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial de Japón, dijo que eso es lo único que la agencia recibió y que no analizaron la fundamentación de los cálculos.

El documento ofrece pocos detalles para justificar sus conclusiones, que resultaron demasiado optimistas. Los reguladores de la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial no se preocuparon por la brevedad de la respuesta de TEPCO y al parecer no tomaron medidas para verificar sus cálculos ni solicitaron documentos de respaldo.

"Esto es todo lo que vimos", dijo Kobayashi. "No estudiamos la validez del contenido".

El memorando tiene texto, cuadros y números en japonés. También presenta un mapa diminuto de Japón que indica dónde ha habido sismos en el pasado. TEPCO consideró cinco terremotos, de magnitud 8,0 a 8,6, en el nordeste de Japón, y uno de magnitud 9,5 en el Pacífico, cerca de Chile, como ejemplos de posibles temblores que pudieran ocasionar maremotos.

En los nueve años siguientes, pese a los avances en la ciencia sismológica, el documento nunca fue actualizado.

Cuando TEPCO revisó los preparativos en casos de olas gigantescas el año pasado, se limitó a una revisión rutinaria. Y la conclusión fue la misma: "La instalación permanecería seca según todos los escenarios posibles".

"Era una actitud de falta de respeto hacia la naturaleza", comentó el profesor emérito Katsuhiko Ishibashi, de la Universidad de Kobe, que participó en los paneles oficiales de asesoramiento de seguridad nuclear.

Las enormes olas desencadenadas por un sismo de magnitud 9,0 el 11 de marzo destruyeron los generadores de respaldo en los sistemas de refrigeración de varios reactores, y el combustible nuclear en tres reactores se fundió en la peor crisis nuclear desde Chernobil.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes