Pobladores de Pisco protestan para exigir reconstrucción

LIMA (AP). Con un bullicioso "cacerolazo" pobladores de la devastada ciudad de Pisco iniciaron el viernes una movilización y paro de protesta por la lentitud de las obras de reconstrucción, al cumplirse un año del terremoto de intensidad 8 que golpeó la costa sur de Perú.

Los pobladores de Pisco, la ciudad más castigada por el sismo, ubicada a 200 kilómetros al sur de Lima, salieron a la medianoche a las calles golpeando cacerolas para exigir más acciones al gobierno y ayuda para reconstruir su ciudad, donde 11,707 viviendas quedaron totalmente destruidas, y otras 9,000 resultaron afectadas.

El "cacerolazo" fue la primera de las acciones de protesta que han convocado los pobladores de Pisco para exigir celeridad al gobierno y explicaciones sobre en qué se han invertido los 1,123 millones de soles, unos 400 millones de dólares, que dice haber destinado a la reconstrucción.

En prevención de que la movilización pueda degenerar en actos violentos, y pese a que los pobladores han asegurado que la jornada será pacífica, el gobierno del presidente Alan García envió a Pisco contingentes de policías antimotines y policía montada.

El gobierno decretó día de Duelo Nacional el viernes y muchos edificios públicos izaron sus banderas a media asta, en el primer aniversario del terremoto que dejó en todo el país 596 personas fallecidas, 1,292 heridos, y 434,000 damnificados.

Los pobladores afectados se quejan de que 12 meses después del terremoto, muchos continúan aún viviendo en carpas, y otros con más suerte en pequeños módulos de madera proporcionados por el gobierno.

Según Rómulo Triveño, presidente de la región Ica, a la que pertenece Pisco y las localidades más golpeadas, a la fecha solo se han construido 850 viviendas.

García ha dicho que el estado ha invertido en la reconstrucción unos 400 millones de dólares, y que parte de ese monto ha correspondido a la entrega de bonos de 6,000 soles (dólares) a 30,000 familias damnificadas para que puedan iniciar la construcción de nuevas casas. Dijo que está pendiente entregar el bono a otras 8,000 familias.

El presidente rechaza que el gobierno hubiera reaccionado con lentitud luego del desastre, y ha cuestionado la "injusticia" de quienes lo culpan de no haber hecho nada por la reconstrucción.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada