Policía pide a Niza que borre sus grabaciones del atentado

Las autoridades de Niza han rechazado una petición de la policía antiterrorista francesa de que borren las imágenes tomadas por cámaras de seguridad del mortal atentado de la semana pasada, en medio de crecientes preguntas sobre la presencia policial en el momento del ataque.

La ciudad recibió una carta esta semana de la agencia antiterrorista SDAT indicando que las imágenes del atentado del 14 de julio debían destruirse, según dijo el viernes una fuente del Ayuntamiento de Niza.

En cambio, la ciudad ha presentado una demanda alegando que las imágenes podrían ser pruebas en el caso, indicó la fuente, que no estaba autorizada a dar su nombre.

La misiva no daba un motivo para la petición, indicó la fuente, pero el periódico Le Figaro señaló que la policía nacional teme que las imágenes se filtren y puedan utilizarse en propaganda yihadista.

La petición se produjo mientras el gobierno afronta críticas crecientes por las medidas de seguridad tomadas la noche del ataque, y los videos de seguridad podrían mostrar dónde y cómo se desplegó la policía.

El representante regional Christian Estrosi, del opositor partido conservador Republicanos, había pedido medidas de seguridad más fuertes para el espectáculo de fuegos artificiales con motivo del feriado nacional del Día de la Bastilla.

El ministro del interior, Bernard Cazeneuve, admitió el jueves que sólo policía local poco armada protegía el acceso a una zona peatonal en el paseo marítimo de Niza cuando Mohamed Lahouaiej Bouhlel embistió con un camión contra una barricada y mató a 84 personas al arrollar a la multitud. El ministro había dicho antes que la policía nacional protegía el bulevar cerrado.

Se ha iniciado una investigación interna de la policía sobre las medidas de seguridad. Y el presidente, François Hollande, celebraba el viernes una reunión especial sobre seguridad.

Cinco personas

La fiscalía de París dijo el jueves que se habían presentado cargos preliminares de terrorismo contra cinco personas por su supuesto papel para ayudar a Bouhlel, que murió abatido por la policía. El fiscal dijo que el agresor tuvo cómplices y parecía haber preparado el ataque durante meses, según mensajes de texto, más de 1.000 llamadas de teléfono y videos del lugar del ataque encontrados en el celular de un sospechoso.

Por su parte, Niza colocó en la fachada de su ayuntamiento dos banderas negras con los nombres de las 84 personas fallecidas en el ataque. Las víctimas eran de varias nacionalidades, al igual que los más de 300 heridos.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7