La Policía de Río toma favela por asalto y canta victoria

RIO DE JANEIRO (AP). La Policía de Río de Janeiro, con el apoyo de helicópteros y vehículos blindados, invadió el domingo un complejo de favelas que durante mucho tiempo sirvió de refugio a los narcotraficantes, y dijo que tomó rápidamente el control del refugio de delincuentes.

Policías de las unidades de élite, vestidos de negro, ingresaron al Complexo do Alemao en medio de fuertes tiroteos. Las imágenes de televisión mostraban a helicópteros que volaban bajo para brindarles apoyo, mientras cientos de pandilleros intentaban defender sus posiciones.

Los agentes encontraron menos resistencia de la que esperaban y vencieron a los cientos de pandilleros fuertemente armados que estaban atrincherados en el lugar, dijo el jefe de la Policía Militar del estado de Río de Janeiro, Mario Sergio Duarte.

"Ganamos", dijo. "Le trajimos la libertad a los residentes de Alemao", agregó.

Sin embargo, los agentes en el lugar decían que no había tomado el control del lugar por completo y que aún había pandilleros resistiéndose. Se escuchaban disparos todavía por la mañana del domingo.

"Sin duda sabemos que hay pandilleros resistiéndose en este barrio y todavía tenemos que entrar y sacarlos", dijo un soldado en la barriada que no quiso dar su nombre porque no estaba autorizado a hablar con los medios de comunicación.

"Ahora es el momento de ser pacientes", dijo Duarte. "Hemos tomado el territorio, pero eso no significa que no vamos a tener enfrentamientos con los pandilleros que siguen dentro. Tenemos que tener cuidado porque pueden tratar de colocar trampas a nuestros hombres".

El enfrentamiento llega tras una semana de violencia generalizada en que al menos 35 personas murieron, la mayoría presuntos narcotraficantes y más de 100 automóviles y autobuses fueron incendiados.

La ciudad había vivido una noche de relativa calma, durante la cual se escuchó sólo una ráfaga de disparos en Alemao, donde policías y soldados mantenían sitiados desde el viernes a cientos de pandilleros.

Durante una semana de violencia generalizada, las autoridades tomaron otra favela, la Vila do Cruzeiro, que se llegó a considerar impenetrable para las fuerzas del orden.

Más de 200 pandilleros armados huyeron del avance de los efectivos del gobierno y se refugiaron en el Complexo do Alemao, un conjunto de 12 barrios pobres donde viven unas 85.000 personas y que hace largo tiempo es un reducto del narcotráfico.

Los soldados y policías los persiguieron hasta allí.

___

Los periodistas de The Associated Press Juliana Barbassa en Río de Janeiro y Tales Azzoni en Sao Paulo contribuyeron para este despacho.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes