Policía hispano asesinado era capellán voluntario

El agente de policía hispano asesinado a tiros en Nueva York era un hombre religioso y estaba a punto de graduarse para convertirse en capellán voluntario y ofrecer ayuda espiritual a miembros de su comunidad.

Rafael Ramos, de 40 años, no sólo era un devoto voluntario en su iglesia de Brooklyn sino que además esperaba dedicarse a servir a Dios después de jubilarse como agente de policía, dijeron a The Associated Press personas que lo conocían.

"Él se veía, en el futuro, haciendo este tipo de trabajo de capellán como un ministerio a tiempo completo, después de retirarse de la policía", dijo a AP el reverendo Marcos Miranda, presidente de New York Chaplaincy Services y New York State Chaplain Task Force, donde Ramos tomó un curso de 10 semanas para obtener el título de capellán voluntario.

"Él me dijo que, a través de la policía, él pensaba que también estaba haciendo un ministerio porque él estaba protegiendo a su comunidad", señaló.

Ramos murió el sábado cuando un hombre llamado Ismaaiyl Brinsley le disparó a él y a su compañero de patrulla mientras se encontraban en el interior de su vehículo policial. El ataque ha sido considerado una emboscada en represalia por la muerte de dos hombres negros -Eric Garner en Nueva York y Michael Brown en Ferguson, Missouri- a manos de agentes blancos.

Brinsley era negro y se suicidó después del ataque.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7