Policía salvadoreña lanza nuevo grupo elite tras desaparición de una agente

El director de la Policía de El Salvador, Howard Cotto, lanzó hoy un nuevo comando de elite para sustituir al extinto Grupo de Reacción Policial (GRP), cesado tras la desaparición de una agente a manos de uno de sus miembros.

Cotto presentó y juramentó a más de 200 efectivos que anteriormente formaban el Grupo de Operaciones Especiales (GOPES) y la Fuerza Especializada de Reacción (FES) y que se fusionan para dar vida a la Unidad Táctica Especializada Policial (UTEP), conocidos como "Jaguares".

Añadió que las células de elite de la Sección Táctica Operativa diseminadas a nivel nacional también pasan al mando de los Jaguares para centralizar el mando de todas las operaciones especializadas de la Policía.

Apuntó que los miembros de esta unidad tienen un "personal debidamente seleccionado, comprometido con el servicio, con respeto a los derechos humanos, con enfoque de género", dado que es la primera vez que los cuerpos de elite incluyen a mujeres entre sus miembros.

Destacó que ninguno de los miembros del GRP, algunos bajo investigación judicial y quienes son sometidos actualmente a diversas evaluaciones internas, serán parte de esta unidad por razones de "transparencia".

Cotto añadió que entre las reformas a la Policía está la creación de la Unidad de Salud Mental, tras diversas críticas por la poca atención psicológica que reciben los agentes que encabezan una ofensiva contra las pandillas.

El 29 de diciembre pasado, tras una "fiesta navideña", la policía Carla Mayari Ayala fue herida de bala por el agente del grupo de GRP Juan Josué Castillo, quien luego huyó hasta el oriente salvadoreño llevándose a la lesionada. Desde esa fecha las operaciones del GRP se mantenían suspendidas.

Hasta el momento, las autoridades de seguridad del país centroamericano aseguran que no han dado con la policía ni con Castillo, por el que ofrecen una recompensa de 5.000 dólares.

Arnau Baulenas, coordinador del Equipo de Procesos de Justicia del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Centroamericana (IDHUCA), dijo este martes que esta situación apunta a convertirse en un caso de desaparición forzada.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes