Portugueses eligen a los socialdemócratas en medio de crisis

LISBOA (AP). Los socialdemócratas de Portugal desbancaron el domingo al gobierno socialista en una enfática victoria electoral, dándole al partido de centro-derecha un firme respaldo para implementar un estricto programa de austeridad.

Portugal se encuentra sumido en una crisis deudora de tal magnitud que la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional le están otorgando un rescate financiero de 78.000 millones de euros (114.000 millones de dólares).

El Partido Social Demócrata obtuvo 105 bancas en el Parlamento de 230 escaños en comparación con 73 para los socialistas de centro-izquierda. Los socialdemócratas recibieron cerca del 39% de los votos, mientras que los socialistas se quedaron con el 28%.

El líder socialdemócrata Pedro Passos Coelho, que probablemente se convertirá en primer ministro, dijo que su gobierno "hará todo lo posible para superar las grandes dificultades que enfrentamos, y también ofrecer garantías de que (Portugal) no será una carga financiera" para Europa.

Mientras los simpatizantes socialdemócratas ondeaban las banderas blancas y naranjas del partido en la principal calle de Lisboa, la Avenida da Liberdade, para celebrar su triunfo, Passos Coelho dijo que tenía como objetivo restaurar la confianza del mercado en el país y proporcionar "una ventana de esperanza" para los portugueses.

José Sócrates, el líder socialista y primer ministro durante los últimos seis años, reconoció la derrota mucho antes de que se divulgaran los resultados oficiales.

"El Partido Socialista perdió estas elecciones", afirmó Sócrates en un discurso, y añadió que renunciará al liderazgo de esa institución.

Los socialdemócratas habían pedido un claro respaldo en las urnas que les diera un sólido apoyo para aumentar impuestos y recortes a la beneficencia social, así como introducir reformas económicas a más largo plazo tales como el facilitar la contratación y despido de trabajadores, una propuesta que los partidos de izquierda han rechazado.

Passos Coelho puede invitar al más pequeño y conservador Partido Popular para formar un gobierno de coalición y reforzar el apoyo parlamentario de su partido. El Partido Popular obtuvo 24 escaños.

En conjunto, los tradicionales aliados tienen más de la mitad de los asientos en el nuevo parlamento, lo que les otorga una mayoría que les permite introducir las leyes y medidas que quieran, aunque algunas pueden requerir cambios constitucionales que tomarían un período prolongado para ser adoptadas.

Passos Coelho, cuyo partido comienza un período de cuatro años en el gobierno, dijo que tenía la intención de consultar a otros partidos sobre posibles acuerdos para compartir el poder a fin de garantizar un gobierno sólido, aunque declinó ofrecer detalles de sus planes.

Al igual que en Irlanda, donde el partido gobernante perdió unos comicios después de aceptar un paquete de rescate, los socialistas sufrieron en las urnas las consecuencias de la crisis económica.

El ganador se enfrenta a la formidable tarea de recuperar la salud financiera del país de 10,6 millones de habitantes, después de una década de crecimiento insignificante en que pidió prestado más de lo que podía permitirse.

El nuevo gobierno hereda una tasa récord de desempleo del 12,6% y se prevé una contracción económica del 4% en los próximos dos años en el que ya es uno de los países más pobres de Europa. Los recortes a la seguridad social y el gasto, el aumento de impuestos y la promesa de huelgas de parte de los sindicatos también serán retos difíciles.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes