Potente sismo de 8.8 en Chile pone en alerta al Pacífico

SANTIAGO ( AFP). Un sismo de magnitud 8,8, uno de los más potentes de las últimas décadas, con un saldo provisorio de 78 muertos, aterrorizó al centro de Chile la madrugada de este sábado y puso en alerta a los países del océano Pacífico por temor a que tsunamis y olas gigantes.

El terremoto tuvo su epicentro a 90 km de Concepción, ciudad de medio millón de habitantes y unos 500 km al sur de Santiago, precisó la televisión estatal chilena. Olas de gran tamaño afectaron la isla Robinson Crusoe y se ordenaron evacuaciones preventivas en la isla de Pascua.

" Setenta y ocho muertos en total", dijo la presidenta Michelle Bachelet tras enumerar los muertos por regiones, aclarando que se trata de una " cifra preliminar y a medida que avance la información tendremos una más exacta".

Los chilenos salieron aterrorizados a las calles. Alli se mezclaban personas en pijamas que rehusaban regresar a sus viviendas por las continuas réplicas, y nutridos grupos de jóvenes que abandonaron discotecas y fiestas.

La confusión se vio agravada por la oscuridad, tras el inmediato y generalizado corte de luz que sobrevino al fuerte sismo y el colapso de las líneas telefónicas.

El epicentro se ubicó en unos 90 km de Concepción, ciudad de medio millón de habitantes y unos 500 km al sur de Santiago. En esa urbe el extenso y antiguo puente sobre el rio Bio Bio --ya cerrado a la circulación-- se desplomó.

En Santigo periodistas de la AFP dieron cuenta de desprendimientos de cornisas y caídas de muros. " Mi casa se sacudió como si fuera una gelatina. Cayeron cuadros, estantes, trozos de cornisa" relató un reportero de la AFP, quien estimó que el sismo se prolongó más de dos minutos.

El sismo se produjo a las 03H34 locales (06H34 GMT) y tuvo una intensidad de 8,8 en la escala Magnitud de Momento, informo desde Estados Unidos el servicio geólogico de ese país. Se sintió en Argentina y fue seguido de varias réplicas, incluso de mas de 6 grados.

Ello lo convierte en el segundo más potente de los últimos 20 años, tras el de 9,1 grados en la escala de Richter registrado en diciembre de 2004 en las costas de Indonesia y que desencadenó el tsunami que mató a 220,000 personas.

Chile sufrió el terremoto más potente jamás registrado en el mundo -9,5 grados Richter, el 22 de mayo de 1960 en Valdivia, al sur de Santiago, que dejó 3,000 muertos- y se encuentra en la convergencia de dos placas tectónicas mayores.

" Es lo peor que he vivido en mi vida", comentó Sebastián, un joven de 22 años de Santiago, donde todos los vecinos se congregaron en los patios.

" ¿Están todos bien?", se preguntaban los vecinos entre ellos, en medio del llanto y la incredulidad sobre todo de mujeres y niños, al tiempo que se desataba una desaforada carrera por hacer llamadas telefónicas para saber el destino de sus familiares.

La mayoría de las casas no sufrieron daños externos, aunque en su interior todas estaban dañadas, principalmente por la caída de artefactos eléctricos y la quebrazón de vidrios y artículos ornamentales.

Chile está acostumbrado a los sismos y cuenta con reglamentación para que las viviendas soporten estos fenómenos.

El sismo hizo que las autoridades estadounidenses extendieran la alerta de tsunami al conjunto de los países con costas en el océano Pacífico, un riesgo que Bachelet dijo había desaparecido por el instante de Chile, donde la posibilidad de grandes olas sí llevó a la evacuación de las zonas baja de la isla de Pascua.

" Las lecturas del nivel del mar confirman que un tsunami podría causar importantes daños", indicó el Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico.

En Sídney, el centro australiano de alerta de tsunami señaló por su parte que la costa del Pacífico australiana fue puesta en estado de alerta.

Bachelet anunció el inmediato envío de ayuda a la Isla Robinson Crusoe, luego que una ola de gran tamaño afectó la zona, a 700 km de la costa continental chilena.

" Han zarpado (al archipiélago) Juan Fernández dos buques, dos helicópteros y un avión", anunció Bachelet, en las dependencias de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), centro de operaciones del gobierno chileno tras el terremoto de 8,8 grados que azotó a Chile esta madrugada.

Según Bachelet, una ola gigante, no un tsumani, envolvió a la mitad del pueblo de Robinson Crusoe, de un poco más de 600 habitantes, a unos 700 km de distancia del continente.

" No se sintió el sismo. Hubo una ola gigante que envolvió la parte baja del pueblo", relató Bachelet, sin avanzar eventuales víctimas ocurridas en la isla.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes