Practicantes de vudú atacados en ceremonia por víctimas

PUERTO PRINCIPE ( AP). Una turba atacó a un grupo de practicantes del vudú el martes en un barrio miserable de Puerto Príncipe, arrojándoles piedras y boicoteando una ceremonia en homenaje a las víctimas del terremoto del mes pasado.

Los seguidores del vudú se reunieron en el barrio de Cite Soleil donde miles de supervivientes del terremoto viven en carpas y dependen de la ayuda alimentaria internacional. El grupo oró y cantó mientras trataba de conjurar a los espíritus para guiar a las almas perdidas cuando un grupo de evangélicos comenzó a gritar. Algunos arrojaron piedras y otros orinaron sobre los símbolos vudú, la policía estaba presente y cuando se marchó la multitud destruyó los altares y las ofrendas que los practicantes de vudú habían colocado para implorar por alimento y ron.

" Nos estábamos preparando para una oración cuando ellos llegaron y ocuparon el lugar", dijo Sante Joseph, un creyente evangélico que se unió a la turba que atacó a los practicantes de vudú en un centro cívico al aíre libre.

Las tensiones han ido en aumento desde el sismo del 12 de enero, que se cree mató a unas 200,000 personas y dejó a más de un millón de haitianos sin hogar. El lunes, unos 150 hombres armados con machetes atacaron un convoy del Programa Mundial de Alimentos en la carretera entre Cap Haitien, la segunda mayor ciudad del país, y Puerto Príncipe. No hubo heridos en el incidente pero los cascos azules chilenos que iban en los vehículos no pudieron impedir que el grupo se robara los alimentos, dijo el vocero de la ONU, Michel Bonnardeaux.

La tensión religiosa también ha ido en aumento pues en la isla hay bautistas, católicos, testigos de Jehová, cienciólogos, mormones y otros tipos de misioneros, todos con el interés de ayudar a las víctimas del terremoto, alimentar a las personas sin hogar y quizá convertir a algunos, al grado que algunos practicantes del vudú empiezan a convertirse al cristianismo por temor a dejar de recibir ayuda o ante la creencia de que el sismo fue una advertencia de Dios.

En medio del caos religioso Haití fue estremecido también por una segunda serie de temblores secundarios, abatiendo algunas estructuras dañadas por el primer sismo.

Un temblor de magnitud 4,7 estremeció la capital a las 0626 GMT, seguido siete minutos después por otro menos intenso, dijo Eric Calais, profesor de geofísica de la Universidad Perdue que estudia la actividad sísmica en Haití.

Otra réplica de magnitud 4,7 sacudió el país el lunes, seguida por dos sismos menores. Ambas series de movimientos telúricos ocurrieron cerca del epicentro del devastador terremoto del 12 de enero.

El Instituto Geológico Estadounidense generalmente detecta los temblores en Haití de intensidad 4 o más, pero los menores con frecuencia no son detectados debido a la carencia de sismógrafos en Haití.

Algunas paredes que estaban dañadas por el sismo del mes pasado cayeron el martes a la calle y dañaron los postes telefónicos. No hubo reportes de heridos.

" Parece como si la tierra se estremeciera todo el tiempo desde el mes pasado", dijo Ermithe Josephe, de 48 años, que sigue durmiendo en una carpa junto a los escombros de su casa. " No podemos dormir con todas esas réplicas y estamos demasiado asustados para ir a trabajar".

El sismo del mes pasado ocurrió a lo largo de la falla Enriquillo, que recorre el país de este a oeste y donde dos mantos de la corteza terrestre se superponen en dirección contraria.

El Instituto Geológico Estadounidense dijo que hay entre 5 y 15% de posibilidad de que otro sismo de magnitud 7 ocurra en la falla Enriquillo en los próximos 50 años.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes