Premier polaco respalda a ministros en escándalo

El primer ministro de Polonia se negó a destituir a funcionarios cuyas conversaciones comprometedoras fueron grabadas, en un escándalo que el canciller dijo fue orquestado por el crimen organizado.

Donald Tusk dijo que sus decisiones no serán dictadas por las personas responsables por esas acciones "criminales" y no va a castigar a sus ministros por usar lenguaje obsceno.

Tusk habló un día después que la revista Wprost publicase transcripciones de una conversación grabada en la que el canciller Radek Sikorski dice que la alianza de Polonia con Estados Unidos es inútil y dañina para el país de Europa oriental. La semana pasada, Wprost publicó también una transcripción de una conversación entre el ministro del interior y el presidente del banco nacional de Polonia.

Sikorski dijo el lunes que el crimen organizado era responsable por esas grabaciones secretas.

"El gobierno fue atacado por un grupo de crimen organizado", dijo Sikorski en Luxemburgo al arribar para un encuentro de cancilleres de la Unión Europea. "No sabemos aún quién lo hizo, no estamos seguros aún. Pero está siendo investigado y espero que el sistema de justicia determine las identidades de los miembros del grupo y, principalmente, de los que lo ordenaron".

No ofreció pruebas de sus comentarios.

Han llovida los pedidos para que renuncie el primer ministro enuncie desde que las conversaciones comenzaron a ser publicadas. Grabar secretamente conversaciones es un delito bajo las leyes polacas. La revista dijo que las grabaciones provinieron de un "empresario" que no fue quien las hizo, y que fueron realizadas en salas privadas en restaurantes en Varsovia.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada