Presas contienen aumento de aguas a consecuencia de Dolly

BROWNSVILLE, Texas (AP). La ahora tormenta tropical Dolly dejó caer alrededor de unos 30 centímetros (un pie) de lluvia en el sur de Texas, arrancando los techos de varios edificios con vientos de 160 kilómetros por hora (100 millas).

Los servicios de emergencia esperaban que Dolly se alejara la noche del miércoles y esperan empezar a evaluar los daños dejados el jueves, al iniciar el rescate de las personas que se encuentran en casas inundadas o dañadas.

El otrora huracán perdió potencia a las 10 p.m. del miércoles, luego de afectar la Isla del Padre del Sur alrededor de mediodía, cuando era un huracán de categoría 2. La tormenta bañó el sur de Texas al avanzar en dirección oeste a unos 11 kph (7 mph) durante la tarde. El Servicio Meteorológico Nacional espera que Doll se convierta en una depresión tropical, avance al noroeste y acelere su desplazamiento levemente el jueves.

Para las 4.00 de la madrugada del jueves, la tormenta estaba a unos 153 kilómetros (95 millas) al noroeste de Brownsville, con vientos máximos sostenidos de unos 96,5 kph (60 mph).

Sin embargo, el peligro no ha terminado, dado que el cableado eléctrico cuelga sobre las calles y el agua rodea varios vecindarios.

"A menos que sea cuestión de vida o muerte", dijo Tony Peña, coordinador de la administración de emergencia del condado de Hidalgo, al pedirle a la población que permanezca en sus hogares.

Aunque la lluvia registró niveles históricos en el condado de Cameron, en Brownsville, de entre 15 y 30 centímetros (seis a 12 pulgadas), esperándose otros 7,5 a 15 (tres a siete pulgadas), no parece presentar riesgos para las presas en el Río Bravo, como se temía hasta ahora.

El río aumentó su caudal durante el curso del día, pero no llegó al nivel de inundación.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes