Presidente de Perú reitera que en su país no hay persecución política

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, reiteró hoy que en su país no existe la persecución política y que escudarse en ella no ayuda a encontrar una solución a este flagelo, durante su presentación en la Conferencia Anual de Empresarios (CADE) 2018.

"Como todos somos parte del problema, debemos ser también parte de la solución. Dejémoslo claro: en el Perú no existe persecución política. Escudarse en presuntas persecuciones políticas o empresariales no ayuda a buscar la solución", expresó Vizcarra.

De esta forma, el mandatario hizo alusión al argumento del expresidente Alan García (1985-1990 y 2006-2011) para pedir asilo a Uruguay, después de que la justicia peruana le impuso impedimento de salida del país por las investigaciones abiertas en su contra por presunto lavado de activos.

También se dirigió, indirectamente, al presidente de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep), Roque Benavides, que en la misma CADE dijo que hay "una campaña de destrucción" de partidos políticos y empresas, a raíz de las pesquisas por el escándalo de sobornos de la firma brasileña Odebrecht.

El jefe de Estado agregó que en Perú hay un "sistema judicial imperfecto", razón por la cual ha propuesto una reforma constitucional y proyectos de ley para mejorar la administración de justicia.

"Hoy todos los peruanos sabemos que si queremos tener prosperidad en el futuro, debemos luchar contra la corrupción, decisión que hemos tomado en el Estado", expresó Vizcarra.

Asimismo, destacó la decisión del sector empresarial de involucrarse en esta lucha al dedicar la CADE de este año a un debate en torno a la corrupción en el país.

A pesar de las investigaciones por vínculos con Odebrecht de los exgobernantes Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (2006-2011), Ollanta Humala (2011-2016) y Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), el mandatario dijo que Perú tendrá un crecimiento económico del 4 % en este año.

Toledo permanece en Estados Unidos desde que se ordenó su detención preventiva en 2017, García ingresó a la casa del embajador de Uruguay en Lima a la espera de la respuesta a su solicitud de asilo, mientras que Humala y Kuczynski siguen las pesquisas en libertad, tras dictarse igualmente su impedimento de salida del país.

Por su parte, la lideresa opositora Keiko Fujimori y varios de sus principales asesores cumplen detención preventiva por los aportes presuntamente recibidos de Odebrecht para su campaña electoral de 2011.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes