Presidente indonesio se reelige con conteos extraoficiales

JAKARTA (AP). Los indonesios votaron hoy miércoles en su segunda elección presidencial directa y conteos extraoficiales otorgaban la victoria al actual presidente, que goza de una reciente estabilidad económica y política.

Tras el cierre de las urnas, un recuento no oficial en 2,000 puestos electorales con más de la mitad de papeletas contadas otorgaba la victoria al presidente Susilo Bambang Yudhoyono, que hasta el momento obtuvo un 58% del voto. La cifra sería suficiente para no tener que acudir a una segunda vuelta en septiembre.

Megawati Sukarnoputri, un ex presidente cuyo padre fue el primer líder de Indonesia, quedaba segundo, con un 27% del voto. El vicepresidente Jusuf Kalla se mantenía en un 15%.

Los resultados preliminares se basaron en boletos electorales de las 33 provincias del país y fueron obtenidos por recuentos de una encuestadora que ya ha reportado resultados de forma correcta en previas ocasiones. El recuento fue emitido por un canal de televisión.

Los resultados oficiales serán hechos públicos por la Comisión Nacional Electoral antes del 27 de julio.

Los centros electorales se llenaron de gente haciendo cola en todo el país y en sus tres husos horarios, desde Aceh en el oeste hasta la remota provincia de Papúa en el este. No se reportaron incidentes violentos durante la jornada cuando las urnas cerraron a las 0600 GMT.

Yudhoyono, que votó en un suburbio de la capital, Yakarta, pidió a todos los partidos que "respeten la decisión del pueblo. Sea el que sea el resultado de su decisión, es nuestra obligación respetarlo", dijo.

En Papúa, el profesor de escuela Fransiscus Bokeyau, de 40 años, dijo que había votado por Yudhoyono.

"La gente no siente miedo y siente paz bajo su liderazgo. Poco a poco el nivel de vida y la economía en Papúa están mejorando", señaló.

Antes de que el dictador Suharto fuera derrocado en 1998, Indonesia vivió bajo un fuerte régimen autoritario durante tres décadas. Hasta hace poco, el país sufrió luchas secesionistas y atentados suicidas por parte de milicianos financiados por al-Qaida. También se vio perjudicado por altas cifras de desempleo tras la crisis financiera asiática de 1997 y 1998.

En la actualidad, el país predominantemente musulmán de 235 millones de personas goza de un nivel de armonía que los críticos habían dicho era imposible, con un crecimiento anual económico del 4% en plena crisis financiera global.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes