Presidente iraní desmiente estar enfermo

TEHERAN(AP). El presidente iraní de línea dura Mahmoud Ahmadinejad dijo el domingo que sólo padece cansancio, en una rara declaración pública diseñada al parecer para combatir los extendidos rumores en Teherán de que está más seriamente enfermo.

Existen crecientes señales que incluso algunos partidarios de esperan que Ahmadinejad no buscará un segundo período en el cargo en las elecciones cruciales del próximo año.

"Gracias a Dios, no tengo una enfermedad. Cansancio extremo quizá, pero no enfermedad", dijo Ahmadinejad a un reportero en el marco de una reunión en Teherán. La grabación fue transmitida la noche del domingo en la televisión estatal.

"Por supuesto, también somos seres humanos, y en ocasiones nos resfriamos", señaló el mandatario, agregando que "no había cabida" para la enfermedad en su gobierno.

Más temprano, el miembro del Parlamento Mohammad Ismail Kowsari, un aliado del presidente, anunció que Ahmadinejad se sentía enfermo debido a la tensión de su trabajo, según la agencia estatal de noticias IRNA.

Ahmadinejad, que siempre acude a reuniones y actos públicos, canceló un discurso el miércoles y no apareció en una reunión gubernamental el mismo día. El presidente, que cumplirá 53 años el lunes, acudió a una ceremonia religiosa el sábado en Teherán, aunque con aspecto cansado. El domingo, la televisión estatal también le mostró saludando a tres embajadores extranjeros.

En las últimas semanas, partidarios de Ajmadineyad han estado discutiendo candidatos potenciales para las próximas elecciones presidenciales, lo que parece indicar que el presidente no es la primera opción.

Kowsari acusó a sus oponentes de usar el agotamiento de Ajmadineyad como excusa para diseminar rumores acerca de la imposibilidad de que el presidente busque la reelección en junio del 2009.

Los meses próximos son críticos para que Ajmadineyad recupere su base política y replique a críticos que señalan que ha incumplido sus promesas de campaña, incluyendo extender la riqueza generada por el petróleo a las provincias más pobres.

Con 10% de desempleo y 30% de inflación, Irán no ha conseguido aprovechar los altos precios del petróleo _ que apenas están cubriendo sus gastos en subsidios internos.

Ajmadineyad enfrenta además cuestionamientos acerca de su actitud intransigente con occidente respecto al programa nuclear iraní, lo que ha dañado severamente las relaciones internacionales de Teherán.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes