Presidente hondureño habla de migración y corrupción con funcionaria de EEUU

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, se reunió este lunes con la encargada para Latinoamérica del Departamento de Estado, Kimberly Breier, con la que habló sobre luchar más contra la corrupción y la impunidad, y crear más oportunidades para evitar la migración irregular.

Hernández y Breier se reunieron en privado en la Casa Presidencial, en Tegucigalpa, y estuvieron acompañados por la canciller hondureña, María Dolores Agüero, y la encargada de negocios de la Embajada de Estados Unidos en Honduras, Heide Fulton.

El gobernante hondureño indicó en un mensaje en Twitter que está "complacido" de reunirse de nuevo con Breier y reafirmó "el compromiso de Honduras de seguir contribuyendo al fortalecimiento de la seguridad, bienestar y prosperidad de la región".

Por su parte, Breier aseguró que "fortalecer (los) esfuerzos anticorrupción es clave para nuestra asociación con Honduras y para reducir la migración irregular".

La funcionaria dijo sentirse "impresionada" por el trabajo del Ministerio Público, la Unidad Fiscal Especial contra la Impunidad de la Corrupción de Honduras (Ufecic) y la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), que depende de la OEA, para "combatir la corrupción y construir un mejor futuro para Honduras".

Expresó, además, el deseo de su país de "seguir acompañando a nuestros socios", el Ministerio Público, la Ufecic y la MACCIH, en el combate de la corrupción y la impunidad para "lograr instituciones hondureñas fuertes, independientes y efectivas".

La alta funcionaria de EEUU agradeció a la primera dama de Honduras, Ana García, por "la franca conversación sobre la problemática de la migración irregular, y los esfuerzos para disuadir a los migrantes de emprender el peligroso viaje al norte".

Además, se reunió también hoy con el fiscal general de Honduras, Óscar Chinchilla, así como con diplomáticos estadounidenses y ciudadanos de su país que residen en el país.

Breier arribó el domingo a Honduras y hoy mismo tiene previsto desplazarse a El Salvador para "tratar soluciones para encarar las causas de la inmigración salvadoreña", y se verá con autoridades, líderes empresariales además de visitar proyectos gubernamentales para promover el empleo y los esfuerzos contra las pandillas, según un comunicado del Departamento de Estado.

La funcionaria estadounidense visita Honduras en un momento de crecientes tensiones con los países centroamericanos por las críticas del presidente estadounidense, Donald Trump, ante lo que califica de inacción de las autoridades para frenar el flujo migratorio.

Trump ha ordenado cortar la asistencia externa que Estados Unidos otorga a estos países si las autoridades locales no toman medidas, y considera que su país vive una crisis humanitaria en la frontera sur ante la llegada de numerosas olas de migrantes, por lo que ha decretado el desvío de fondos del presupuesto para construir un muro en la frontera con México.

Miles de centroamericanos -en su mayoría hondureños y salvadoreños- han abandonado su país en distintas caravanas, la primera en octubre de 2018 y otras tres este año, con el afán de llegar a Estados Unidos y solicitar asilo, en un éxodo que causó choques diplomáticos entre Washington, México y el Triángulo Norte de Centroamérica, que conforman Guatemala, El Salvador y Honduras.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes