Presidente sirio advierte contra intervención militar

BEIRUT (AP). El presidente sirio Bashar Assad insistió el domingo en que su régimen no corre peligro de caer y advirtió que cualquier intervención militar extranjera tendrá consecuencias en un momento en que su gobierno intenta vencer un levantamiento popular que comenzó hace cinco meses.

Assad afirmó que la fuerzas seguridad están avanzando en la lucha contra la revuelta. Fue la cuarta vez que apareció en público desde que se desató el levantamiento en marzo contra el régimen de 40 años de su familia.

"Podría parecer peligroso ... pero la verdad es que podemos enfrentarlo", dijo Assad durante una entrevista de 40 minutos con la televisión estatal. Fue la primera vez que accedió a contestar preguntas, aunque la cadena estatal refleja las posiciones del gobierno.

El líder sirio ha enfrentado crecientes críticas por la brutal ofensiva militar en la que ha utilizado tanques, francotiradores y lanchas cañoneras para tratar de acabar con el levantamiento. Estados Unidos y sus aliados europeos exigieron el jueves que Assad renunciara. El sábado, las autoridades de Turquía, un ex aliado de Siria, llamaron "insostenible" la situación siria.

Grupos de derechos humanos y testigos acusan a las tropas sirias de disparar contra manifestantes por lo general desarmados, y dicen que han muerto más de 2.000 personas.

En la entrevista, Assad dijo que espera que se realice una elección parlamentaria en febrero de 2012, así como una serie de reformas que permitirá la participación de grupos políticos además de su partido Baath.

Era improbable que las declaraciones de Assad tuvieran mayor resonancia con la oposición siria, que asegura que ha perdido toda confianza en las ofertas de reforma de Assad mientras sus fuerzas de seguridad disparan contra manifestantes pacíficos.

La entrevista fue similar en tono y contenido a otros discursos que Assad ha dado en los últimos meses, en los cuales ha intentado demostrar confianza, enfatizado la soberanía siria e insistido en que la revuelta es producto de un complot internacional.

Assad desestimó la condena del presidente estadounidense Barack Obama y aseguró que "carece de valor".

"No estoy preocupado por la situación de seguridad ahora. Podemos decir que la situación de seguridad está mejor", afirmó.

Advirtió contra un intervención militar extranjera como la que se ha librado en Libia, y dijo que habrá "repercusiones" para cualquier país que interfiera en los asuntos sirios.

No ha habido planes serios para realizar ese tipo de operación, en parte porque la oposición dice que no quiere que los países occidentales interfieran.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes