Prestigio de líder supremo de Irán se diluye

EL CAIRO ( AP). Hace pocas semanas, hubiera sido un acto de desacato impensable: plantársele firme al líder supremo, ignorando su llamado a poner fin a las manifestaciones callejeras y abucheándolo.

Pero las ruidosas protestas, de una magnitud que no se veía desde la revolución islámica de 1979, acabaron con un viejo tabú que impedía criticar abiertamente al ayatolá Ali Jamenei. Hay quienes dicen que Jamenei es una de las principales víctimas de la crisis desatada por los cuestionamientos al conteo de votos de las recientes elecciones presidenciales y se preguntan si el cargo de líder supremo mantendrá su prestigio cuando muera el poderoso clérigo.

Durante dos décadas, la palabra de Jamenei tuvo la fuerza de una ley en Irán, donde el líder supremo es visto por muchos como un representante de Dios en la Tierra. Hoy miles de manifestantes opositores lo insultan en lugar de reverenciarlo.

Cánticos de " Muera Jamenei" reflejan la sorprendente pérdida de prestigio del religioso de 70 años.

" La disputa en torno a las elecciones puede debilitar aún más su autoridad política y religiosa, especialmente entre el clero tradicional, haciendo que dependa más de la Guardia Revolucionaria", la temida fuerza de seguridad, comentó Ali Nader, experto en Irán de la RAND Corp.

Jamenei se ha granjeado el apoyo de los militares y del aparato judicial, por lo que su condición de líder supremo no correría peligro.

Avaló rápidamente la victoria aplastante del presidente Mahmoud Ahmadinejad sobre Mir Hossein Mousavi en las elecciones y milicianos que le son leales aplastaron violentamente protestas callejeras al día siguiente de que él dio un sermón televisado en el que advirtió que las manifestaciones no podían continuar.

El miércoles Jamenei insistió en que el gobierno no cederá a las presiones.

" En relación con la situación actual, insisto en que hay que hacer cumplir las leyes. Esto quiere decir que no haremos nada que esté fuera de la ley", declaró Jamenei por televisión. " Ni el sistema ni el pueblo cederán a las presiones".

Su manejo de la crisis y su respaldo al intransigente Ahmadinejad lo hicieron perder estatura entre la oposición. E incluso dos ex presidentes, que pueden ser considerados miembros de la elite --el reformista Mohammad Jatami y Hashemi Rafsanjani-- expresaron simpatías con los manifestantes, asestando otro golpe a Jamenei.

Cuestionar a una figura como Jamenei no es inusual en una democracia, pero constituye un gran acto de desafío en Irán y el clérigo ha quedado en situación debilitada. Es previsible que en el futuro surjan serios cuestionamientos de su liderazgo.

Destituirlo será difícil, si no imposible, y no hay sucesores obvios. Pero es probable que su papel de ahora en adelante se vea disminuido, pues se lo ve como una figura divisiva, que no cumplió el papel que se espera de un padre de la nación.

Algunos expertos creen que podría reavivarse un viejo debate acerca de si Jamenei tenía las credenciales necesarias para asumir el cargo más alto que hay en Irán en 1989. El Consejo de Expertos, un poderoso cuerpo religioso, tiene autoridad para destituir a un líder, pero ello podría aumentar la agitación si la medida no tiene el respaldo de los militares y el poder judicial.

Otra posibilidad es que la gente se pregunte si, 30 años después de la revolución, todavía es necesaria la figura del líder supremo.

Para eliminar ese cargo, no obstante, habría que modificar la constitución, algo que no resultará sencillo.

Rafsanjani no ha hecho pronunciamientos públicos al estallar la crisis, lo que genera sospechas de que podría estar complotando con otros clérigos descontentos con el desempeño de Jamenei.

" Rafsanjani logró sacar al líder supremo de su pedestal al revelar que el ayatolá Jamenei toma partido en la política en lugar de ser un líder espiritual por encima de esas cosas. En otras palabras, el líder supremo ha pasado a ser una figura divisoria, no alguien que fomenta la unidad", señala un informe de EurasiaNet, organización administrada por el Open Society Institute de George Soros.

Frederic Tellier, experto en Irán del International Crisis Group, con sede en Bruselas, dice que no cree que Jamenei sea destituido debido al equilibrio de fuerzas que hay en Irán.

Pero no descarta que el sistema sea reformado cuando Jamenei ya no esté en el cargo.

" Después de Jamenei, la posibilidad de una conducción compartida luce más creíble y podría ser una forma de preservar el equilibrio entre los distintos sectores y las distintas sensibilidades de la República Islámica", comentó.

Al igual que su predecesor, el ayatolá Ruholla Jomeini --el padre de la revolución de 1979--, Jamenei llegó al cargo amparado en la doctrina de Welayet-al-Faqeeh, que proclama el derecho de los más ilustrados a gobernar el país. La doctrina, no obstante, no es aceptada por todos los clérigos chiítas de Irán y Jamenei no tenía rango suficiente como para ocupar el puesto.

Los que se oponen a la doctrina son mayormente figuras de edad, que se oponen a la participación del clero en la política y sostienen que los líderes religiosos deben enfocarse en ser guías espirituales. Pero la mayoría de los clérigos jóvenes se formaron bajo la doctrina de Welayet-al-Faqeeh y es lo único que conocen.

Jamenei se pasó años cultivando el apoyo de las fuerzas armadas y de la poderosa Guardia Revolucionaria, una fuerza paramilitar que es el principal sostén del gobierno. Su autoridad no deriva de sus credenciales religiosas, como debería ocurrir con un líder supremo.

Por ello, Jamenei no tiene carisma ni pedigrí académico, y se sustenta en el respaldo de instituciones poderosas.

" Jamenei heredó la posición con escasa justificación religiosa y académica, y un prestigio limitado", expresó Anthony Cordesman, experto en el Medio Oriente del Center for Strategic and International Studies de Washington. " Se aprovecha del impacto que tuvo Jomeini, del apoyo de otros líderes del gobierno y del respaldo de las fuerzas de seguridad".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes