Primer avión con ayuda de EU llega a Birmania

RANGÚN (AFP) - Varias regiones de Birmania siguen cortadas del mundo diez días después del paso devastador del ciclón Nargis, admitió la junta birmana, que quiere controlar la distribución de ayuda humanitaria, en el momento en que el primer avión estadounidense aterrizaba en Rangún.

El ritmo con el que llega el material de urgencia internacional para los dos millones de damnificados se aceleró ligeramente desde el domingo, pero sigue siendo muy inferior a las gigantescas necesidades de los víctimas.

El balance oficial provisional era el lunes de al menos 62.000 muertos y desaparecidos, pero diplomáticos occidentales han hablado de más de 100.000 muertos.

Ante la extensión de la tragedia, el ministro birmano de Planificación Nacional y Desarrollo Económico, Soe Tha, aseguró que los responsables gubernamentales se habían desplazado a la mayor parte de regiones arrasadas por Nargis, según el diario oficial New Light of Myanmar.

Pero otros sectores del país continúan cortados del mundo.

"Todavía quedan zonas a las que no pueden llegar los responsables concernidos. El material de socorro fue lanzado con paracaídas en los sectores inundados donde los helicópteros no podían aterrizar", reconoció Soe Tha, citado por el diario, controlado por la junta militar.

El ministro agradeció a Naciones Unidas y a todos los países las numerosas donaciones a favor de los damnificados, pero reiteró que las autoridades birmanas controlarán la distribución de la ayuda internacional.

"Aceptamos las ayudas de todos los países" pero "su reparto puede ser gestionado por organizaciones locales", añadió.

La ayuda humanitaria sigue entrando con cuentagotas porque el régimen birmano, conocido por su paranoia y obsesionado por la defensa de su soberanía, siguen siendo muy reticente a que las operaciones de socorro estén dirigidas por extranjeros.

Así, fuentes de la ONU afirmaron el lunes en Bangkok que siguen esperando 24 visados para que su personal extranjero pueda entrar en Birmania.

"De hecho se nos han entregado muy pocos visados", afirmó en un comunicado Catherine Bragg, vicecoordinadora de la ayuda de emergencia de Naciones Unidas, al tiempo que llamaba a las autoridades birmanas a actuar con prontitud para salvar vidas.

"Si no actuamos ahora, si no actuamos rápido, se perderán más vidas", afirmó.

Por su parte, un responsable de la Cruz Roja aseguró que antes del lunes por la noche nueve de sus aviones con ayuda humanitaria habrían llegado a territorio birmano.

"No es exacto afirmar que no se está haciendo nada, pero esto no es suficiente", afirmó por su parte Frank Smithuis, de la ONG Médicos Sin Fronteras, el primero de cuyos aviones aterrizó el lunes en Rangún.

También Estados Unidos, uno de los más acérrimos críticos de la junta birmana, mandó el lunes a Rangún un avión de transporte militar C-130 cargado con más de 12 toneladas de material humanitario, principalmente unidades de purificación de agua, mosquiteras y mantas para las víctimas.

La llegada de este avión norteamericano es en sí un acontecimiento, ya que desde hace más de diez años Birmania es objeto de sanciones estadounidenses y europeas.

Pese a la devastadora catástrofe, el régimen birmano aseguró que los electores acudieron "masivamente" a las urnas el sábado para participar en el referéndum sobre una nueva Constitución.

Esta votación, la primera en Birmania desde 1990, está destinada, según la junta, a abrir la vía a "elecciones plurales" en 2010. Sin embargo, la oposición birmana, liderada por la premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, había llamado a votar "no" por considerar que el nuevo texto constitucional refuerza la supremacia del ejército en el poder.

Innumerables disidentes advirtieron de que el resultado de la votación estará "trucado".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes