Primer ministro tailandés tiende puente a Camisas Rojas

BANGKOK (AP). El primer ministro de Tailandia, Abhisit Vejjajiva, prometió el viernes una investigación independiente de "todos los hechos" relacionados con las protestas de los manifestantes Camisas Rojas y llamó a un proceso de reconciliación.

"Ciudadanos, todos vivimos en la misma casa. Ahora, nuestra casa ha sido dañada. Tenemos que ayudarnos los unos a los otros", señaló Vejjajiva en un mensaje televisado transmitido a todo el país.

Las divisiones políticas en Tailandia llevaron a una violencia generalizada, que dejó 83 muertos en los últimos dos meses.

"Podemos con toda seguridad reparar los edificios e infraestructura destruida, pero lo más importante es curar las heridas emocionales y restaurar la unidad del pueblo tailandés", señaló Abhisit, un político educado en Oxford, durante un emotivo discurso que contrastó con el tono académico que suele adoptar.

Sin embargo, el primer ministro no mencionó nada sobre un adelanto de las elecciones, una de las principales demandas de los Camisas Rojas.

Más temprano el viernes, el ministro de Finanzas, Korn Chatikavanij, dijo que la oferta que Abhisit había hecho recientemente de realizar elecciones el 14 de noviembre ha sido congelada, hasta que se estabilice la situación en todo el país.

"Tenemos que asegurarnos que los ánimos se han calmado al punto que candidatos de todos los partidos se puedan sentir seguros para hacer campaña en cualquier parte del país. Sinceramente, no nos sentiríamos seguros haciendo eso ahora", dijo el ministro durante una rueda de prensa en Tokio, Japón.

Abhisit señaló que el gobierno dejará que la ley y las democracia parlamentaria resuelvan los problemas del país con la participación de todos los tailandeses.

"Al mismo tiempo, el plan incluirá una investigación independiente de todos los hechos que tuvieron lugar durante las protestas", señaló, sin dar más detalles.

Los Camisas Rojas llegaron a Bangkok a mediados de marzo y establecieron un campamento en el casco histórico de la ciudad. Un operativo militar para desalojarlos el 10 de abril dejó 25 personas muertas. Otras 15 murieron el miércoles, cuando el ejército removió un segundo campamento, con barricadas, en Rajprasong, uno de los vecindarios más lujosos de la capital.

Además, 39 personas fallecieron en los enfrentamientos entre el ejército y los manifestantes en la semana que precedió al operativo militar y cuatro más murieron en combates previos relacionados con la protesta.

Los manifestantes, muchos de ellos campesinos pobres o habitantes marginados de la ciudad, sostienen que el primer ministro llegó al poder de manera ilegítima y no toma en cuenta sus problemas. Piden que renuncia, se disuelva el Congreso y se realicen elecciones de inmediato.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes