Primer portaaviones de China hace prueba en mar abierto

BEIJING ( AP). El primer portaaviones de China navegó el miércoles a través de las aguas cubiertas por la bruma en sus primeras pruebas por mar abierto, poniendo de relieve las preocupaciones que ha despertado el creciente poderío militar de su país en medio de enérgicas reafirmaciones de sus reclamos territoriales.

La misión del remodelado ex portaaviones soviético señala el primer paso para preparar a la nave para su total lanzamiento. China afirma que la nave será destinada para investigación y entrenamiento, en un preludio de los planes a largo plazo de construir otras tres copias fieles del modelo en sus propios astilleros.

La información sobre la prueba se mantuvo bajo estricta reserva siguiendo el habitual estilo de misterio que rodea a los militares chinos, aunque la agencia de noticias Xinhua indicó que el paso había sido planeado por algún tiempo.

La nave de 91 metros (300 pies) de eslora partió del puerto de Dalian, en el norte de China, donde es remodelado, en medio de una intensa bruma después del paso del tifón Muifa a principios de semana.

China ha pasado casi una década modernizando el portaaviones conocido antes como el Varyag después de que fuera remolcado desde Ucrania en 1998, sin sus motores, artillería y sistemas de navegación.

Mientras el desarrollo de portaaviones es impulsado por el alarde de un derecho y por el prestigio nacional, las ambiciones navales de China han traído al foco sus reclamos de un disputado territorio que rodea a Taiwán en el Mar del Sur de China.

Taiwán, la isla de gobierno autónomo que China reclama como propia, ha respondido a la creciente amenaza de desarrollar misiles capaces de atacar portaaviones en el mar. Una ilustración en una exhibición de tecnología militar en la capital Taipei mostraba el miércoles un misil Hsiung Feng III capaz de golpear a un portaaviones que era una copa exacta del antiguo Varyag.

Durante el año pasado, Beijing ha visto un aumento en las disputas con Japón, Filipinas y Vietnam y sus relaciones se han tornado tensas con Corea del Sur, y todos han buscado apoyo de Washington, durante mucho tiempo la preeminente potencia naval en Asia.

Además, se cree que China está desarrollando una versión del portaaviones ruso Su-33, apodado el J-15, un paso que ha enojado a autoridades de defensa en Moscú porque acusan a Beijing de robar su tecnología militar.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes