Primer fin de semana normal para los mineros tras calvario

COPIAPO ( AFP). La mayoría de los 33 mineros rescatados esta semana en Chile viven su primer fin de semana normal en la superficie acompañados por sus familiares, amigos y vecinos, para intentar pasar la página tras 69 días de pesadilla bajo tierra, aunque dos de ellos seguían internados.

Tras el apoteósico e impecable rescate de casi 22 horas que fue transmitido en vivo al mundo entero por varias cadenas de televisión, los mineros convertidos en héroes nacionales intentan de a poco retomar su vida normal, mientras los sicólogos advierten de los riesgos de tanta efusividad.

" El escenario que van a enfrentar en la semana que sigue es muy duro", estimó el ministro de Salud, Jaime Mañalich.

Mientras 31 familias festejaban la llegada de los suyos, la mayoría con grandes asados y la ilusión del reencuentro, otras dos familias deben esperar un poquito más, pues dos de los mineros no fueron dados de alta.

En efecto, ambos fueron trasladados a las dependencias de la Asociación Chilena de Seguridad, dijo la médica Paola Neumann, directora regional de salud de la región de Atacama, que no reveló el nombre de los dos mineros que deben tratarse por un problema dental en un caso y un síndrome vertiginoso, que causa mareos, en el otro.

Los barrios más humildes de Copiapó, 800 km al norte de Santiago, recibieron a sus vecinos como héroes, con fiestas multitudinarias y asados familiares, bajo la presión de centenares de periodistas que trataban de seguir de cerca los festejos y arrancar los relatos de los protagonistas de la hazaña.

Jimmy Sánchez, quien a sus 19 años se convirtió en el minero rescatado más joven, fue recibido por sus amigos y vecinos en una gran fiesta que organizaron en la cancha de básquet ubicada a metros de su casa, y que por un día cambió los partidos por la música y el champán.

Antes, sus padres lo agasajaron en casa con una nueva habitación lista para él y su comida preferida, pescado frito con ensalada.

El minero Víctor Segovia también estaba incómodo con tantas cámaras esperándolo fuera de su casa. " Esto no corresponde, si nosotros somos nadie, somos solo gente sencilla que sobrevivió", afirmó Segovia, según recoje el diario La Tercera.

Segovia, el escritor oficial de la experiencia humana más larga bajo tierra, quien tiene tres libretas con la bitácora de todo lo ocurrido durante los 69 días, va a " dejar pasar un tiempo largo antes de decidir" qué hacer con sus apuntes, que inicialmente escribía para él mismo.

A pesar del calvario y de los aires de heroicidad que envuelven a los mineros tras su rescate, algunos de ellos aseguran que su vida y su trabajo sigue siendo la mina.

" Sabía (que era peligrosa), pero que le iba a hacer si uno tiene que trabajar nomás, si esto es lo que yo se hacer. Y ahora tengo que volver a trabajar en la mina, no en esta, en otra, pero hay que ponerle hombro", decía Segovia.

" Sí, seguiré de minero", respondió tajante Yonny Barrios, a la pregunta de un puñado de periodistas que lo esperaban a su salida del hospital de Copiapó, donde estuvo internado durante dos días tras el mega operativo de rescate.

Barrios ahora sólo quiere descansar. " Descansar un poco y volver a la mina" pues " uno tiene que trabajar", aseguró.

" Los primeros 17 días fueron terribles. Luego fue todo mejor", detalló. Pero aclara que sobre eso aún no quiere hablar públicamente.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes