Privilegios "feudales" de legisladores paraguayos a discusión en el Congreso

Varios parlamentarios paraguayos aprovechan estos días el clima de movilización social contra la corrupción para poner a discusión el límite los beneficios de senadores y diputados, como las jugosas jubilaciones de que disfrutan, que los hacen "señores feudales", según una diputada.

Así definió a sus colegas, en declaraciones a Efe, la diputada del minoritario partido Encuentro Nacional, Kattya González, que este lunes presentó un proyecto de ley para derogar la conocida mediáticamente como "Jubilación VIP" de los parlamentarios, que les permite acceder a una pensión con 55 años de edad y 10 de aportes.

El tratamiento de otra iniciativa, promovida por el senador oficialista Rodolfo Friedmann, que pretendía reformar esa norma fue postergado el pasado viernes en la Cámara Alta.

Se traslada así a las instituciones la crítica social y mediática sobre los privilegios de los políticos paraguayos, escenificada en los numerosos escraches a cargos públicos sobre los que pesan sospechas de corrupción, o las informaciones sobre los numerosos contratos irregulares de personal privado a cargo del Congreso.

Mientras que el proyecto cuyo tratamiento fue postergado en el Senado pretendía elevar a 60 años la edad de jubilación parlamentaria para aquellos que hayan cotizado durante tres décadas, al igual que el sistema de pensiones estándar del país, el proyecto de González busca eliminar la jubilación pública de los legisladores.

La diputada arguyó que "no corresponde" que sea el Estado el que financie su caja de pensiones, ya que la suya es una "tarea ocasional" que no debe "generar una renta vitalicia", por lo que abogó por que los legisladores realicen aportaciones a cooperativas y fondos de pensiones "privados".

Actualmente en Paraguay, además de la contribución mensual que los legisladores aportan de su salario a su caja fiscal, el Estado añade un 7 % de sus dietas y gastos de representación.

González agregó a su argumentario que ese privilegio "rompe la igualdad constitucional" entre los ciudadanos.

La legisladora subrayó además el hecho de que los senadores y diputados no tienen prohibido ejercer sus profesiones ni actividades comerciales durante su mandato, por lo que no encuentra sentido a que la Administración financie su jubilación.

No obstante, sobre ese punto opinó que debería establecerse esa prohibición, ya que esas actividades comerciales y algunas profesiones pueden generar "conflictos de interés" con su labor legislativa.

Para evitar que su proyecto se postergue indefinidamente en los entresijos del Parlamento, González hizo un llamamiento a la ciudadanía, a los sindicatos y patronales, a que expresen su "apoyo" a la derogación de la "Jubilación VIP", con objeto de presionar a sus compañeros para que voten a favor, cuando llegue el momento.

Primero la iniciativa deberá abordarse en las comisiones correspondientes, tiempo que empleará la diputada para "convencer" a los demás diputados.

La remuneración actual de los parlamentarios es superior a los 5.200 dólares (más de 32 millones de guaraníes), mientras que el salario mínimo en Paraguay está fijado en unos 370 dólares. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes