Programa contra la pobreza no dan resultado en Nueva York

NUEVA YORK (AP). Un programa experimental contra la pobreza inspirado en iniciativas similares en México y Brasil, que ofrece incentivos económicos a las personas que cumplen ciertas normas de comportamiento social, no ha tenido un gran impacto en Nueva York.

El programa ofreció compensaciones de entre 25 y 150 dólares a quienes van al dentista, conservan sus empleos o abren cuentas bancarias, comportamientos que, teóricamente, aumentan sus posibilidades de lograr cierta estabilidad y salir adelante en la vida.

Nunca antes se había ensayado un programa de este tipo en Estados Unidos.

El dinero para los incentivos fue aportado por donantes privados y ayudó a alguna gente a tomar buenas decisiones. Pero, en términos generales, no estimuló a los jóvenes a rendir más en la escuela ni a los adultos a conservar su trabajo. El alcalde Michael Bloomberg dijo que los incentivos no son la respuesta a la pobreza.

El programa "no siempre funciona", afirmó Bloomberg. "Uno siempre busca la solución mágica, y nunca la encuentra. Se logran progresos de a poco, especialmente cuando tratas de resolver algunos de los problemas más grandes de las sociedades".La ciudad de Nueva York puso en marcha el programa en el 2007 y distribuyó 14 millones de dólares entre 2,400 familias participantes. Cada familia recibió un promedio de 3,000 dólares.

En el primer análisis del impacto del programa, realizado por la empresa MDRC, que ayudó a diseñarlo, se analizó también la situación de 2,400 familias que no recibieron incentivos.

Los participantes tenían 22 formas de recibir dinero, en partidas de entre 20 y 600 dólares. El 98% de las familias cobraron al menos una vez, pero solo el 65% cobró cada vez que había un incentivo disponible.

Comparado con el grupo que no recibió incentivos, las familias del programa visitaron al menos dos veces el dentista en un año en un porcentaje un 10% mayor; la diferencia entre las que tuvieron cobertura médica fue de apenas el 1% y un 20% más tuvo cuentas bancarias. Un 3% menos apeló a los costosos servicios que permiten cobrar un cheque de inmediato.

Menos personas del grupo con incentivos conservó su trabajo en el primer año y los incentivos no tuvieron efecto alguno en el desempeño o la asistencia de los niños a la escuela primaria y secundaria.

Antonia Campbell, una mujer de 51 años que tiene tres hijas y trabaja en una oficina, calcula que recibió entre 5,000 y 6,000 dólares en incentivos y considera que ese programa puede ayudar a personas que sufren penurias económicas.

"Tal vez los incentivos impulsen a la gente a hacer algo más por sus hijos, si no por ellos mismos", comentó Campbell. "Al recibir el dinero, también pueden descubrir que hay cosas que quieren hacer".Campbell recibió dinero, entre otras cosas, por llevar a sus hijos al médico regularmente y por asegurarse de que a sus hijos les iba bien en la escuela.

Indicó que era difícil recibir incentivos por asistir a las reuniones con maestros porque tiene dos adolescentes y un hijo de siete años, y no le da tiempo.

Para participar en el programa, una familia debía ganar menos de 22,301 dólares anuales en el 2007.

En más del 80% de los casos, se trató de familias en las que una sola persona cría a los hijos, el 47% eran hispanas y el 51% negra. La mitad de los padres no habían completado la secundaria.

Los que más dinero cobraron fueron generalmente los padres con más educación, con trabajos a tiempo completo y casados.

Lawrence Mead, profesor de política en la Universidad de Nueva York, dijo que el estudio indica que la política de incentivos "no es un jonrón (un gol) seguro" y que "la gente pide recompensas por hacer cosas que ya hacían".

Las autoridades afirman que el papeleo y los plazos pueden haber hecho que mucha gente no aprovechase al máximo las ventajas del programa, que funcionará hasta agosto de este año.

México comenzó su programa Oportunidades en zonas rurales y luego lo llevó a las ciudades. El programa ofrece dinero en efectivo a familias muy pobres y se enfoca sobre todo en la asistencia a la escuela, los cuidados médicos preventivos y la nutrición infantil.

El programa brasileño ayudó a más de 19 millones de personas desde el 2003, según la Fundación Getulio Vargas. El año pasado el gobierno invirtió 10,300 millones de dólares en esa iniciativa.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes