Propietario de Peanut Co instó a despachar maníes

WASHINGTON (AP). El propietario de una compañía de maníes se negó hoy miércoles a testificar ante el Congreso después que se reveló que instó a su personal a despachar productos contaminados.

Steward Parnell, propietario de Peanut Corp. of America, invocó reiteradas veces su derecho a no autoincriminarse delante de un subcomité de la Cámara de Representantes que investiga un brote de salmonela atribuido a su compañía.

Parnell se sentó rígido ante la mesa de los testigos mientras un legislador empuñó un envase con productos alimenticios de su empresa y le preguntó si estaba dispuesto a comerlos.

"Señor presidente y miembros del comité, por consejo de mi abogado declino responder vuestras preguntas en base a las protecciones que me acuerda la Constitución nacional", respondió. Después de repetir esa misma declaración varias veces lo dejaron retirarse.

El panel de la cámara baja difundió correos electrónicos obtenidos por sus investigadores en los que se muestra que Parnell ordenó despachar productos a los que se había detectado salmonela y que manifestó sus quejas de que los exámenes que detectaron la contaminación "nos están costando muchos $$$$$$".

Parnell imploró a sus empleados a "convertir en dinero los maníes crudos", según los correos electrónicos.

Su reacción a un examen de laboratorio que reveló la presencia de salmonela fue preguntar cuánto costaría y la incidencia de dichas pruebas sobre el movimiento de sus productos.

"Tenemos que discutir esto", escribió el 6 de octubre a Sammy Lightsey, gerente de la planta. "El tiempo transcurrido, además del costo, nos cuesta muchos $$$$$$ y causa evidentemente una gran demora desde el momento en que recogemos maníes hasta el momento en que podemos facturar".

Lightsey también invocó su derecho a no testificar cuando apareció junto a Parnell ante el subcomité.

Las revelaciones fueron ventiladas el miércoles durante una audiencia del subcomité de energía y comercio de la cámara baja sobre el brote de salmonela que ha enfermado a 600 personas, podría estar vinculado a ocho muertes y ha provocado uno de los retiros de productos más grandes de la historia, más de 1,800.

"El comportamiento de ellos es criminal, en mi opinión. Quiero que haya cárcel", reclamó Jeffrey Almer, cuya madre de 72 años murió el 21 de diciembre en Minnesota a causa de intoxicación de salmonela después de comer mantequilla de maní de Peanut Corp. Almer y otros familiares de víctimas instaron a los legisladores a aprobar retiros obligatorios de productos y mejorar la información al público sobre alimentos contaminados.

Hay una investigación penal federal en curso.

"Parece haber una falla total del sistema", dijo el representante demócrata Bart Stupak, titular del panel de investigaciones del comité.

En un testimonio preparado, un propietario de laboratorio dijo al panel que la negligencia de la empresa de maníes por los exámenes que detectaron salmonela en su producto "casi no tiene precedentes" en la industria alimentaria de la nación y que se deberían tomar medidas para aumentar el control federal sobre la seguridad de los productos.

Charles Deibel, presidente de Deibel Laboratories Inc., dijo que su compañía era una de las que examinaron los productos de Peanut Corp. of America y agregó que notificó a la planta de Georgia que había hallado salmonela en parte de su producto. Peanut Corp. vendió los productos de todos modos, según un informe de inspección de la Administración de Alimentos y Medicamentos, FDA.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes