Propone amplia reestructuración de la normativa financieras

WASHINGTON (AFP) - El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, dio a conocer un proyecto de amplia reestructuración de la normativa financiera, que otorgaría nuevas funciones a la Reserva Federal, pero los analistas se interrogan sobre el alcance real de la reforma.

"Nuestra estructura normativa actual no fue elaborada para funcionar con el sistema financiero moderno, con sus diversos participantes, su innovación, la complejidad de sus instrumentos financieros, su integración mundial", afirmó Paulson, que calificó el sistema actual como "balcanizado".

La reglamentación actual es, en efecto, un conjunto de parches que se fueron introduciendo en las diversas crisis por las que pasó Estados Unidos desde la Guerra de Secesión.

El grueso de la legislación fue instaurado al cabo de la Gran Depresión de los años 30 pero, como subrayó Paulson, no se adapta totalmente al sistema financiero actual, extremadamente complejo, heterogéneo y globalizado.

Actualmente las atribuciones de diversas agencias se superponen con frecuencia, mientras que espacios enteros de la actividad financiera --sobre todos los productos muy complejos que están en la raíz de la crisis actual-- escapan a toda legislación.

El proyecto de reestructuración, el más ambicioso desde los años 30, apunta a eliminar las superposiciones del sistema y a suplir las carencias, con medidas escalonadas a corto, mediano y largo plazo.

El aspecto más espectacular de las medidas propuestas es sin duda confiar a la Reserva Federal (Fed) una misión considerablemente ampliada para supervisar el sistema financiero.

"Habida cuenta de su papel tradicional de promoción de la estabilidad macroeconómica, la Reserva Federal es la opción más natural para la importante tarea de regular la estabilidad de los mercados", afirmó Paulson.

En el nuevo sistema previsto por el Tesoro, la Fed podría "seguir de cerca los riesgos que pesan sobre el conjunto del sector financiero, incluyendo los bancos de inversiones, las compañías de seguros y los fondos de inversiones de alto riesgo ("hedge funds"), a diferencia de su misión actual, que se limita a los bancos comerciales.

Entre otras medidas anunciadas, se cuenta la creación de una agencia de seguimiento de los préstamos hipotecarios y la fusión de la Comisión de Valores y Cambios (SEC), que regula los mercados financieros estadounidenses, con la Commodity Futures Trading Commission, autoridad de regulación de los mercados de materias primas.

Mientras tanto, los críticos se interrogan sobre la real dimensión de este anuncio que suena tan espectacular.

En todo caso, las reformas proyectadas no entrarán en vigencia antes muchos meses, y no antes del fin de la actual crisis financiera, admitió Paulson.

Por otra parte, no se trata específicamente de impedir una reedición de la crisis actual. El proyecto fue planteado por primera vez en marzo de 2007, es decir, antes del inicio de la turbulencia financiera, en una época en que las empresas se quejaban del peso de la reglamentación.

El propio Paulson advierte: "Yo no dije que la respuesta pase por más reglamentación".

"El gobierno no aprendió nada de la crisis actual, pero por razones políticas, debe aparecer haciendo algo", se quejaba el lunes el economista Paul Krugman, columnista del New York Times, al hablar de un mero "reacomodo de lo que ya existe".

Otros se interrogaban sobre los poderes concedidos a la Fed, que se anuncian "amplios" y "con la autoridad necesaria" para intervenir en caso de "peligros para nuestra estabilidad financiera", aseguró Paulson. Pero el proyecto no es claro sobre sus modalidades y sobre la dimensión de esta autoridad, que es determinante.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada

¿Quieres comer en los mejores restaurantes?

Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes