Protestan por destrucción de templos de Santa Muerte

MEXICO (AP). Los líderes de la Iglesia de la Santa Muerte protestaron por la destrucción de más de 30 santuarios dedicados a este culto en el norte de México, y ayer domingo su arzobispo denunció lo ocurrido como un acto de discriminación religiosa.

David Romo exigió reunirse con el presidente Felipe Calderón y exhortó a sus seguidores en todo el país a manifestarse para protestar por las demoliciones.

"Además de ser un abierto acto de intolerancia religiosa también es un acto de prepotencia", afirmó Romo durante su homilía. "Estamos empezando a vivir un terrorismo de Estado y lamentablemente confesional".

Exhortó a sus seguidores en todo el país a organizar marchas durante la Semana Santa, incluyendo una el domingo de Pascua a la basílica de la Virgen de Guadalupe, patrona católica del país.

La semana pasada, cuadrillas de trabajadores equipados con excavadoras y acompañados por soldados derribaron más de 30 templos a lo largo de un camino en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo.

Las autoridades municipales indicaron que los santuarios fueron construidos sin permiso en terrenos de propiedad pública, y argumentaron que dichas edificaciones _estructuras de concreto y ladrillo de una planta con estatuas de la Santa Muerte, un esqueleto envuelto en una túnica_ le dan mala imagen a la ciudad, ubicada frente a Laredo, Texas.

Muchos de los templos eran construcciones elaboradas cubiertas de mármol e iluminadas con luz eléctrica. Con frecuencia los devotos colocaban velas.

La Iglesia Católica no reconoce a la Santa Muerte, pero los seguidores de ésta emplean algunos elementos de los ritos católicos. Romo acusó al gobierno de favorecer al catolicismo.

Las autoridades federales no estuvieron disponibles de inmediato para comentar al respecto.

Hugo Valdemar Romero, portavoz de la arquidiócesis de México, dijo que la Iglesia Católica no tuvo nada que ver con las demoliciones, y agregó que "no es ningún secreto que esa devoción (la Santa Muerte) es identificada con el narcotráfico y la delincuencia organizada... esta denominación no sólo es supersticiosa sino diabólica".

Aunque los seguidores de la Santa Muerte con frecuencia le piden que los proteja de una muerte violenta o los saque de la cárcel _y con frecuencia es posible encontrar las figuras del esqueleto en los hogares de los narcotraficantes_ la Iglesia de este culto niega que sus feligreses sean delincuentes.

"La mayor parte de los delincuentes no son devotos de la Santa (Muerte), son devotos y miembros de la Iglesia (católica) romana y San Judas Tadeo su patrono, por lo que si destruyendo o atacando una fe y devoción se logra avanzar en la lucha contra el crimen organizado, pues que destruyan los altares dedicados a este santo y a la Virgen de Guadalupe; cierren los templos católicos romanos", afirmó Romo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes