Protestas en Latinoamerica en el Día de la Raza

LA PAZ ( AP). El presidente Evo Morales calificó el Día de la Raza como " de luto" para los pueblos de América porque la conquista española significó para los nativos " hambre y miseria", mientras que en Chile miles se manifestaron en contra de la colonización española.

En Quito, la dirigente indígena y asambleísta Lourdes Tibán, coincidió con Morales al decir que la fecha es un día de " duelo nacional" para los indígenas ecuatorianos.

En Guatemala, una persona murió y dos resultaron heridas a bala cuando un hombre disparó contra un grupo que bloqueaba una entrada a la capital.

Morales, hablando desde la localidad quechua de Villa Riverodel, al este de La paz, expresó que " nuestros antepasados estaban preparados para enfrentar cualquier situación de emergencia, especialmente de carácter alimenticio. La invasión (española) nos trae hambre, miseria y enfermedades".

" Hoy 12 de octubre, (es) un día de luto, no es un día de festejo", dijo Morales y acotó que la fecha debe servir " para también repasar la historia y seguir proyectándola".

Criticó a maestros rurales que todavía realzan la fecha con actos cívicos en las escuelas. "Qué día de la raza o día del descubrimiento, como si hubiésemos estado perdidos", dijo el presidente.

Mientras Morales hacía referencia a la fecha, su canciller David Choquehuenca, dirigentes de su partido y legisladores oficialistas participaron de una festividad por el Día de la Hispanidad en la embajada española.

En Santiago de Chile, miles de personas convocadas por organizaciones de pueblos originarios marcharon pacíficamente por el centro histórico en rechazo a la colonización española.

Muchos de los manifestantes, principalmente mapuches, la etnia mayoritaria de este país, marcharon con sus atuendos e instrumentos típicos. En Chile hay otros pequeños pueblos indígenas como los polinésicos rapanui de la Isla de Pascua, los aimaras y kollas del norte andino.

La marcha por la céntrica Avenida Bernardo O'Higgins se extendió hasta una plaza junto al cerro San Lucía, donde oradores destacaron el rechazo a " la invasión española" y denunciaron la supuesta represión a activistas mapuches que en el sur del país reclaman la devolución de las tierras que afirman les arrebataron los colonizadores.

El dirigente Manuel Calfío dijo que " ante el bicentenario (de la independencia) no tenemos nada que celebrar" y que los mapuches de la capital están unidos a las demandas de sus hermanos del sur.

Los senadores socialistas Jaime Naranjo y Jaime Gazmuri, anunciaron que el martes presentarán un proyecto para derogar la festividad. El gobierno anunció recientemente la creación de un ministerio de Asuntos Indígenas y la millonaria compra de predios en el sur para entregarlos a comunidades mapuches para frenar la efervescencia en la zona.

Los incidentes en Guatemala tuvieron lugar en el bulevar El Caminero, en el municipio de Mixco, 22 kilómetros al sur de la capital. Testigos narraron en radios locales que un hombre molesto porque no lo dejaron pasar, descendió de su vehículo y disparó contra los manifestantes.

Tres personas fueron detenidas y se incauto una pistola, dijo a periodistas el Ministro de Gobernación, Raúl Velásquez. Además, se detuvo a otra persona porque realizaba disparos al aire.

Los manifestantes solicitan al gobierno que se respete el derecho de los pueblos indígenas al acceso a la tierra y que se ponga fin a los desalojos violentos de fincas que han sido ocupadas. Los organizadores estiman que hay 20,000 indígenas y campesinos que han viajado de 13 distintos departamentos como parte de la conmemoración del día de la Hispanidad.

En Quito, la dirigenta Lourdes Tibian dijo a la red de televisión Ecuavisa, que este 12 de octubre " es un día muy especial para los pueblos indígenas, es muy especial porque hay un antes y hay un después del 12 de octubre de 1492, lejos de que sea un día común y corriente ... este es un día de duelo nacional, de luto nacional".

Señaló que " las condiciones de los pueblos indígenas después de la invasión española no han cambiado en nada hasta la actualidad", en alusión a la segregación y falta de representatividad en las esferas del poder.

La principal agrupación, la Confederación de Nacionalidades Indígenas, cumplió una protesta desde el 27 de agosto hasta la semana pasada, la cual dejó un fallecido en la amazonia.

En Paraguay, donde viven unos 108,000 indígenas pertenecientes a veinte etnias, no hubo festejos ni manifestaciones de protesta.

Aunque el presidente Fernando Lugo prometió durante su campaña electoral otorgar a los nativos mejores condiciones de vida, en 14 meses de mandato sólo los asistió con alimentos, debido a la falta de presupuesto. Panta Piris, cacique de la etnia Nivaclé, dijo a los periodistas que " todos los gobiernos están en deuda con nosotros; sólo queremos tierra propia para asentarnos y que el estado nos provea de medicamentos, sistema educativo y trabajo".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes