Proyecto para reformar la ley Obamacare enfrenta desafíos

El proyecto del gobierno del presidente Donald Trump para reformar la ley de salud implementada por su predecesor en la Casa Blanca, mejor conocida como Obamacare, enfrenta varios desafíos, tanto de senadores como de analistas presupuestarios.

Los republicanos en el Senado están usando reuniones a puerta cerrada para tratar de escribir una propuesta de legislación que desmantele el Obamacare, pero se han topado con varios obstáculos y están sopesando opciones, como un proyecto de ley a corto plazo, si es que las conversaciones se prolongan.

Los republicanos proponen sustituir los créditos fiscales actuales por los suyos propios, aliviar los requisitos de cobertura y reducir el programa federal-estatal de Medicaid para los pobres y discapacitados que Obama amplió.

La Cámara de Representantes aprobó este mes su versión del proyecto, pero no sin dificultades. Los republicanos que dirigen el Senado también están encontrando obstáculos ahora.

Una parte del problema es que gran parte de Washington está enfocado en el despido del director del FBI James Comey, ordenado por el presidente Donald Trump, y en las investigaciones sobre las posibles conexiones entre el equipo de la campaña presidencial de Trump y Rusia.

Los senadores republicanos dicen que si se siguen retrasando sus conversaciones sobre las reformas al sistema de salud pública, podrían redactar un proyecto de ley a corto plazo que podría incluir fondos para ayudar a estabilizar el agitado mercado de los seguros, mediante subsidios que reduzcan los costos para las personas de bajos ingresos. También contemplan dejar que los gobiernos de los estados ofrezcan políticas de cobertura menos amplias y, por lo tanto, menos costosas.

"Hemos analizado bastante la posibilidad de un proceso en dos etapas", declaró el senador republicano Lamar Alexander, presidente de la comisión de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones del Senado. "En 2018 y 2019, básicamente haríamos un equipo de rescate para asegurarnos de que la gente pueda comprar seguro".

Eso significa que los republicanos podrían incluso extender temporalmente un requisito heredado de la era de Obama: el de que la gente compre cobertura de seguro o se enfrente a sanciones tributarias. Es quizás la parte del Obamacare que los republicanos detestan más, pero está haciendo que algunas personas adquieran seguro, lo que ayuda a frenar el alza de las primas y tranquiliza los mercados.

Alexander dijo que hay un "fuerte sesgo" a la hora de abordar los problemas a corto y largo plazo en un solo proyecto de ley.

"Si no podemos hacer el cambio real, tendremos que hacer lo siguiente que mejor se acerque", dijo el presidente de la Comisión de Finanzas del Senado, el republicano Orrin Hatch, al referirse al proyecto de legislación a corto plazo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada