Proyecto socialista de Chávez toma empuje con triunfo

CARACAS (AP). El triunfo alcanzado por el presidente Hugo Chávez en el referendo sobre la enmienda constitucional le otorga un nuevo impulso para avanzar en su proyecto socialista, pero ahora deberá transitar ese camino con una oposición que aunque derrotada se constituyó en un bloque importante.

Chávez, quien podrá aspirar a la reelección en el 2012, tendrá que lidiar en sus próximos cuatro años de mandato con problemas como la criminalidad, una alta inflación y las secuelas que enfrentará Venezuela por la caída de los precios del petróleo, el cual representa 94 de cada 100 dólares que ingresan al país por exportaciones.

El mandatario anunció la víspera que con la aprobación de la reelección sin límites se abrió la compuerta para el desarrollo de un "proyecto nacional de largo plazo", que se centrará en su modelo de corte socialista caracterizado por un poderoso Estado que tiene influencia sobre todos los sectores.

Para el politólogo Ricardo Sucre, Chávez aprovechará el empuje de estos resultados electorales "para imponer esa doctrina socialista que ahora la llaman la teoría del buen gobierno", que no había podido avanzar en toda su dimensión debido al revés que sufrió en el referendo constitucional del 2007.

Sucre explicó a la AP que aunque Chávez en los últimos dos años ha dado algunos pasos para avanzar su proceso socialista por la vía de las nacionalizaciones de empresas estratégicas, ahora se verá a un gobernante "apretando desde el punto de vista institucional para tener un control de país".

"Creo que Chávez va hacer todo para atornillarse (en el poder)", agregó.

El influyente editor del diario local Tal Cual, Teodoro Petkoff, dijo que los resultados electorales ratificaron el "doble proceso" que se viene gestando desde hace tres años que se ha caracterizado por "el declinamiento sostenido pero no muy rápido" del respaldo electoral del presidente Chávez, y una subida "lenta, pero persistente" de la oposición.

"El chavismo viene descendiendo desde el 74%, que fue el mejor momento de Hugo Chávez a lo largo de estos diez años cuando fue reelegido en el 2006, hasta ayer (domingo) cuando logró 54%", señaló Petkoff a la emisora local Unión Radio.

De acuerdo al primer boletín del Consejo Nacional Electoral (CNE) el referendo de la enmienda constitucional, que contemplaba como único punto la reelección ilimitada del presidente y demás cargos de elección popular, logró 54,36% de aceptación, que representaron 6 millones de votos.

Petkoff explicó que del lado de la oposición, que para los comicios presidenciales del 2006 obtuvo 36,9%, es decir 4,29 millones de votos, logró aglutinar 45,6%, que constituyen unos 5 millones de sufragios.

"Si yo fuera Chávez estaría sumamente preocupado (con los resultados)", dijo el editor al referir que el rechazo a la enmienda "ganó en todas las grandes capitales del país", incluyendo la zona metropolitana y grandes estados como lo son Miranda, Zulia, Táchira, Mérida y Nueva Esparta.

Petkoff consideró como "heroica" la participación que tuvo la oposición en el referendo de la enmienda, alegando que debió competir con "un ventajismo tan grosero, tan rampante".

"Nunca habían participado de manera tan flagrante todas las instituciones públicas en la campaña electoral", acotó.

Miguel Octavio, director de la firma local BBO Servicios Financieros, dijo a la AP que para los inversionistas los resultados del referendo eran "casi irrelevante", porque su real preocupación es que "viene encima una crisis económica fuerte" y tienen dudan de que "si los precios del petróleo no se recuperan puede Chávez mantener su popularidad a futuro".

El gobierno tiene una fuerte dependencia del petróleo debido a que alimenta cerca de la mitad de sus ingresos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes