Puerto Rico alerta ante el esperado rebrote de chikungunya con las lluvias

Un año después de la llegada del chikungunya a Puerto Rico, las autoridades locales se mantienen alerta ante el esperado rebrote de este virus con el próximo inicio de la temporada de lluvias en la isla.

La epidemióloga del Estado, Brenda Rivera García, dijo hoy a Efe en el primer aniversario de la confirmación de la aparición de este virus en la isla, que los 78 casos confirmados en lo que va de 2015 son una cifra muy baja, si se considera que en 2014 se contabilizaron cerca de 4.000.

Ello se debe, explicó, a que la época crítica para la expansión de este virus llegará a partir de agosto, cuando en Puerto Rico comienzan las lluvias generalizadas que suelen prolongarse hasta diciembre.

"Ahí es cuando hay que ser más prudentes y no bajar la guardia", subrayó la funcionaria, quien aclaró que el factor que más incide en su expansión son las lluvias y las consiguientes concentraciones de agua estancada, donde proliferan los mosquitos, lo que apenas ocurre hace meses debido a la sequía que sufre buen parte del Caribe.

"Atravesamos una época de sequía que ha contribuido a la reducción en el número de casos", indicó Rivera García sobre la incidencia de un virus que propaga el mosquito Aedes aegypti, el mismo que transmite el dengue.

Sin embargo, alertó de que es muy previsible que el número de casos se dispare durante la segunda mitad del año, por lo que pidió a la población que no baje la guardia.

"Las medidas que debe tomar la población son la limpieza de escombros para evitar el desarrollo de criaderos y el uso de repelente", apuntó.

Matizó que prácticamente no hay otra forma de evitar la incidencia del chikungunya, ya que la fumigación masiva no es muy efectiva porque el mosquito habitualmente pica a los humanos en el interior de los hogares.

El virus del chikunguña provocó gran preocupación durante los meses más lluviosos de 2014, cuando se dispararon los casos a lo largo de toda la geografía de la isla así como de gran parte del Caribe.

Sus síntomas son fiebre, sarpullidos, dolor fuerte en las articulaciones, de cabeza y muscular, aunque en algunos casos puede llegar a ser mortal.

El chikungunya afectó fuertemente en 2014 además de a Puerto Rico a otros países del Caribe como República Dominicana y El Salvador, además de Haití, Martinica, Guadalupe y Colombia, entre otros.

El virus no tiene tratamiento, ni existe una vacuna que inmunice, y llegó a infectar a cerca de un millón de personas en 2014 en todo el continente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que la presencia de los mosquitos vectores del dengue y del chikungunya en zonas hasta ahora ajenas a estos virus es debida al cambio climático y a su impacto en el medioambiente.

Otros factores apuntados por esa organización son el proceso de urbanización descontrolado y la mayor movilidad internacional de personas y bienes.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7