Putin busca fortalecer relaciones con Norcorea

Furiosa por la posición de las potencias occidentales frente a Ucrania y ávida de nuevas opciones, Rusia está tomando medidas para fortalecer rápidamente sus lazos con Corea del Norte, una maniobra diplomática que podría dificultar la campaña encabezada por Washington para obligar a Pyongyang a poner fin a su programa armamentista nuclear.

La estrategia proactiva rusa en Asia, que incluye amigarse con China y a la que se ha llamado el "pivote de Putin", comenzó hace años, como respuesta de Moscú a la política de Washington de construir alianzas y reequilibrar sus fuerzas en el Pacífico. Pero la situación, que se volvió apremiante con los trastornos en Ucrania, ha redundado en beneficio de los norcoreanos, con visitas políticas de alto nivel y promesas rusas de comercio y proyectos de desarrollo.

Las iniciativas de Moscú hacia Corea del Norte reflejan un distanciamiento defensivo tanto de la UE como de Washington debido a las sanciones por Ucrania, así como un esfuerzo amplio y a largo plazo de Rusia para fortalecer su posición en Asia por medio de alianzas políticas, exportación de combustibles y el desarrollo de sus regiones en Siberia y el lejano oriente.

Para Corea del Norte, no podría ser más oportuno.

Desde la desaparición de la Unión Soviética y los generosos subsidios que recibía de ésta como miembro del bloque comunista, el Norte se debate por mantener a flote su economía y depende enormemente del comercio y la ayuda de su aliada China. Las sanciones por sus programas nucleares y misilísticos la han aislado aún más, y Pyongyang temía pasar a depender en exceso de Beijing.

La mejora de los lazos con Rusia significaría un impulso a su economía, un contrapeso a la influencia China y posiblemente una cuña útil contra occidente en los foros internacionales, donde Washington se esfuerza por aislar a Pyongyang.

"Al fortalecer su relación con Corea del Norte, Rusia trata de mejorar su posición de cara a negociaciones con Estados Unidos y Japón", dijo Narushige Michishita, especialista en Corea del Norte en el Instituto de Posgrado de Estudios Políticos japonés. Añadió que demostrarle a Washington que no se deja amilanar por las sanciones era "una de las razones más importantes" de Putin para cortejar a Pyongyang.

Moscú teme una Corea del Norte con armamento nuclear en su frontera. Pero en los últimos meses ha cortejado al Norte con proyectos económicos, visitas políticas y una decisión de la Duma, la cámara alta del parlamento ruso, de cancelar casi 10.000 millones de dólares en deudas que subsistían desde la era soviética.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada