Putin dispara un cañón durante la Navidad rusa

Para Navidad, el presidente ruso Vladimir Putin hizo algo que muchos niños sueñan: disparar un cañón.

De acuerdo con el calendario litúrgico de la iglesia ortodoxa rusa, la Navidad se conmemora el 7 de enero.

Durante una visita a su pueblo natal en San Petersburgo el lunes, el presidente ruso visitó la Fortaleza Petropavlovsky, al margen del río Neva y jaló la palanca del obús que dispara un saludo diario al mediodía.

El disparo del cañón es una tradición desde 1865.

La imagen dura de Putin estuvo a pleno para el evento del lunes: con la cabeza descubierta pese al frío invernal, parecía que se encogía ligeramente cuando el cañón rugía, pero luego se enderezaba con una leve sonrisa.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes