Pyongyang acepta reunirse con Seúl esta semana por temas pendientes

Seúl, ( EFE). El régimen de Pyongyang aceptó hoy la oferta de Seúl para reunirse el próximo 23 de agosto y tratar asuntos como las reuniones de familias divididas por la guerra de Corea (1950-1953) o el posible reinicio de un proyecto turístico conjunto.

La pasada semana la presidenta surcoreana, Park Geun-hye, propuso llevar a cabo de nuevo reuniones de familiares que quedaron a un lado y a otro de la frontera, en torno a la llamada "festividad de la cosecha", una de las más importantes en la península y que este año se celebra el 19 de septiembre.

A continuación, el Ministerio de Unificación instó a Corea del Norte a llevar a cabo una reunión de trabajo en la aldea fronteriza de Panmunjom el 23 de agosto para tratar el reinicio de estos encuentros entre familiares, los cuales no se celebran desde 2010 debido al empeoramiento de las relaciones entre los dos países.

Seúl asegura que cerca de 73.000 surcoreanos, de los que el 80 % superan los 70 años, han solicitado hasta la fecha al reuniones con sus familiares del Norte.

"Las reuniones de familias separadas deberían celebrarse en el recinto del Monte Kumgang", aseguró hoy el norcoreano Comité para la Reunificación Pacífica de Corea en un comunicado publicado por la agencia estatal de noticias KCNA.

En el documento afirmó también que lograr la reapertura del mencionado complejo turístico, situado en territorio norcoreano, sería "muy beneficioso para los lazos Norte-Sur".

El funcionamiento normal del recinto del Monte Kumgang, proyecto conjunto entre Seúl y Pyongyang del cual el régimen obtenía un importante volumen de ingresos en divisa extranjera, está suspendido desde 2008 tras la muerte de una turista surcoreana a causa de los disparos de un soldado del Norte.

El anuncio realizado hoy se produce después de que el pasado miércoles las dos Coreas lograron un histórico acuerdo para reabrir el polígono industrial conjunto de Kaesong, que llevaba más de cuatro meses sin operar después de que Pyongyang retirara a sus operarios del complejo como parte de su última campaña de amenazas.

El régimen norcoreano llevó a cabo esa serie de intimidaciones entre los pasados meses de marzo y abril en protesta por las sanciones adicionales impuestas por la ONU tras su ensayo nuclear de febrero y unos ejercicios militares conjuntos de Seúl y Washington llevados a cabo en territorio surcoreano.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada