Quiere hablar del TLC en EU, pero le será difícil

WASHINGTON (AP). El canciller colombiano Fernando Araújo iniciará el martes una visita a Washington con un tema principal en su agenda, el tratado de libre comercio con Estados Unidos, que tal vez no sea el que más interese a sus interlocutores.

El interés de éstos más bien estaría centrado en la secuela inconclusa de hechos derivados del ataque militar colombiano a un campamento de la guerrilla FARC en Ecuador hace un mes.

Aunque la crisis diplomática inmediata que esa acción le generó a Colombia con Ecuador, Venezuela y Nicaragua fue neutralizada en la práctica en la cumbre del Grupo de Rio apenas a la semana de ocurrido el ataque, han surgido nuevos capítulos que Araújo no podrá soslayar.

México está pidiendo ahora compensaciones al gobierno de Bogotá por la muerte de cuatro mexicanos y las heridas que sufrió un quinto ciudadano de ese país, una mujer, en el bombardeo del campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El gobierno de Quito preparaba a su vez una "respuesta contundente aunque pacífica" a Colombia por la muerte de un cerrajero ecuatoriano que fue llevado a Colombia por militares colombianos junto con otros guerrilleros muertos.

Se desconoce todavía si el ecuatoriano, Franklin Aisalla, de 37 años, era miembro de las FARC, una condición que no parecía interesar mucho al gobierno del presidente Rafael Correa, cuyo disgusto se basa más bien en el hecho de que un ecuatoriano fue muerto en su patria por una fuerza militar extranjera.

La presencia de Araújo en Washington coincide igualmente con la salida forzada en San José del ministro de Seguridad, Fernando Berrocal, luego del hallazgo en Costa Rica de miles de dólares pertenecientes a las FARC y la insinuación del renunciante de una presunta relación entre políticos locales y el grupo guerrillero.

Araújo llega también en un momento, por enésima vez crítico, del proceso para un canje humanitario entre el gobierno del presidente Alvaro Uribe y la guerrilla, en busca especialmente de la liberación de la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt.

En París, el primer ministro Francois Fillon dijo que Francia estaba dispuesta a recibir a los guerrilleros que libere el gobierno _a los que llama "prisioneros políticos"_ si entre los rehenes que liberen las FARC figuraba Betancourt, quien posee la doble nacionalidad franco-colombiana y que estaría muy enferma como consecuencia de su secuestro de seis años.

Uribe, para quien las FARC sólo son narcoterroristas, ha ofrecido no sólo suspender las sentencias de miembros encarcelados de esa guerrilla sino dar recompensas, protección y no juzgar judicialmente a desertores que se fugaran con rehenes.

En medio de este escenario, el gobierno colombiano ha pedido a Araújo dar un nuevo aporte para iniciar el debate legislativo del tratado comercial. El ministro tiene entrevistas en el Capitolio con legisladores que todavía se oponen a dar ese paso alegando que Colombia requiere hacer más por la seguridad pública, especialmente de dirigentes sindicales.

Araújo, quien ya en el pasado ha hecho similares gestiones, lo hará en esta ocasión fortalecido por el más firme respaldo al acuerdo del presidente George W. Bush, quien ha amenazado con enviarlo unilateralmente al Congreso para forzar su discusión alegando que de por medio estaba el interés nacional estadounidense.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada

¿Quieres comer en los mejores restaurantes?

Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes