Rebeldes sirios entregan al gobierno frontera con Israel

Los rebeldes sirios acordaron entregar sus últimos reductos en el suroeste de la provincia Quneitra al gobierno, informó la prensa oficial el jueves, lo que permite que Damasco reestablezca su autoridad a lo largo de la frontera israelí.

El acuerdo, confirmado en su planteamiento general por un grupo de monitoreo y activistas de oposición en Quneitra, colocará al gobierno de Siria frente a frente con Israel por primera vez desde 2011, cuando un levantamiento contra el gobierno del presidente Bashar Assad se extendió por Siria.

Una flotilla de autobuses llegó a Quneitra el jueves para recoger a combatientes, activistas y otros residentes que se niegan a aceptar los términos de la entrega, y los envió a áreas controladas por los rebeldes en el norte de Siria, dijo el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos con sede en Gran Bretaña.

Una filial del grupo extremista Estado Islámico sigue controlando un pequeño tramo de la frontera. El grupo no forma parte del acuerdo entre el gobierno y los rebeldes.

Siria e Israel disputaron dos guerras por su frontera común, en 1967 y 1973. Israel ocupó los Altos del Golán en la provincia Quneitra en la primera confrontación.

Ahora Israel se ha abstenido de apoyar a alguna de las partes en la guerra civil siria de siete años, y el primer ministro Benjamin Netanyahu ha indicado que no se opone a que el gobierno regrese al suroeste de Siria, siempre y cuando Irán y el grupo extremista Jezbolá, archienemigos de Israel, se mantengan alejados de la frontera.

Delegaciones del gobierno y los rebeldes se reunieron en varias ocasiones en los últimos dos días para negociar los términos de la rendición, dijo el activista opositor y fotógrafo Moaz al-Assad.

Miles de residentes _incluidos combatientes rebeldes, activistas, trabajadores médicos y civiles_ podrían dirigirse al norte de Siria en lugar de quedarse en Quneitra, según al-Assaad.

Organizaciones defensoras de los derechos humanos y la ONU han condenado dichas evacuaciones por considerarlas desplazamientos forzados. Pocos de los que se han ido esperan poder regresar a casa en un futuro próximo.

Más de 7.000 residentes de las localidades progubernamentales Foua y Kfraya en el noroeste de Siria, que estuvieron bajo asedio rebelde durante tres años, dejaron sus casas, según reportaron medios estatales el jueves.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7