Rebeldes matan a 63 personas en nordeste de India

Viejas disputas étnicas y territoriales estallaron el martes en el nordeste de India, llevando a un baño de sangre cuando varios rebeldes lanzaron ataques coordinados contra colonos de otra etnia en el estado de Assam, matando al menos a 63 personas, según dijeron el miércoles las autoridades.

Los asesinatos se produjeron en cinco ataques el martes por la noche contra miembros de la comunidad adivasi, que migró a Assam hace más de 100 años. La mayoría trabajaba en plantaciones de té de la zona.

El ministro en jefe de Assam, Tarun Gogoi dijo que los rebeldes de una facción del Frente Democrático Nacional de Bodoland estaban detrás de la masacre.

Los rebeldes bodo llevan décadas luchando por labrar un estado independiente para su tribu indígena, que supone en torno al 10 % de la población de Assam. En el pasado han realizado ataques contra colonos adivasi y musulmanes, en episodios violentos que dejaron al menos 10.000 muertos, la mayoría civiles, en las últimas tres décadas.

Después de los ataques, un grupo de adivasi indignados rodeó una comisaría de policía en Sonitpur, donde murieron 26 de las víctimas, e intentó atacar a los agentes en el interior, dijo S.N. Singh, un mando policial. La policía abrió fuego y mató a tres adivasi, añadió.

También se produjeron incidentes de ataques contra viviendas bodo, señaló, pero las tropas controlaron la situación.

El primer ministro, Narendra Modi, condenó la violencia, y el Ministerio del Interior se apresuró a enviar varios miles de soldados paramilitares a la región, indicó el viceministro del Interior Kiren Rijiju.

Muchos de los muertos eran mujeres y niños, señaló la policía.

"Estamos intentando asegurar que la violencia étnica no estalla", dijo Singh.

Los rebeldes se vieron provocados por las graves pérdidas que sufrieron hace poco en las operaciones policiales contra el grupo armado, señaló el mando policial.

En los dos distritos donde se registraron los crímenes se impuso un toque de queda, en medio de una fuerte presencia policial y paramilitar.

Hace años que decenas de grupos rebeldes luchan contra el gobierno —y a veces entre sí— en siete estados en el nordeste de India. Exigen una mayor autonomía regional o estados independientes para los grupos indígenas que representan.

Los rebeldes acusan al gobierno federal de explotar los ricos recursos minerales de la región y de no atender a la población local.

En mayo, rebeldes del mismo grupo dispararon y mataron a más de 30 habitantes musulmanes de la región.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7