Recompensará a rebelde que escapó con rehén

BOGOTA (AP) El presidente Alvaro Uribe dijo el domingo que el rebelde de las FARC que escapó junto al ex congresista Oscar Tulio Lizcano, recibirá una recompensa e irá a Francia.

El rebelde alias "Isaza" escapó hace tres días de la unidad rebelde que comandaba junto al rehén que tenía bajo su custodia.

"El gobierno de Francia nos ha manifestado ya a esta hora que acepta tener a Isaza en Francia", dijo Uribe en una conferencia de prensa en Cali, ciudad a unos 300 kilómetros al suroeste de Bogotá, a donde llego Lizcano en un helicóptero militar desde el remoto paraje selvático en Chocó, al oeste del país, en donde fue localizado.

El gobierno de Francia había ofrecido a fines del 2007 que aquellos guerrilleros que quisiera serían recibidos en el país europeo si se desmovilizaban, una oferta para propiciar la liberación de rehenes.

El presidente agregó que le pagarán una recompensa al guerrillero de 28 años, cuyo verdadero nombre no fue revelado y quien apareció al lado del presidente.

En una filmación de la conversación que tuvo con Uribe y los mandos militares antes de comparecer en rueda de prensa, el rebelde lanzó un mensaje al resto de guerrilleros: "los invito de todo corazón que se desmovilicen y se reintegren a la vida civil como los han hecho mucho y lo hice yo, es la mejor salida para volver a vivir". Apartes del video fueron difundidos al inicio mismo de las declaraciones del presidente a los reporteros.

Inicialmente, autoridades y parientes dijeron que Lizcano había sido rescatado en un operativo militar, pero el ex congresista y el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, aclararon en una conferencia de prensa en Cali, a unos 300 kilómetros al suroeste de Bogotá, que fue una fuga.

Santos indicó que a comienzos de este mes un rebelde de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) comunicó a las autoridades la ubicación de donde estaba el ex congresista, lo cual desató una búsqueda por parte de las autoridades que coincidió con la decisión del jefe de la unidad rebelde que retenía a Lizcano de que ambos huyeran.

"Quiero hacer... el agradecimiento ante todo a la persona que tuvo la valentía, el valor de salir conmigo... me encontraba muy enfermo... también (agradecer) al ejército. La presión (de los militares en la zona) fue mucha", dijo Lizcano visiblemente cansado.

El ex congresista, de 62 años, comentó que en los ochos años siempre estuvo cautivo en solitario y no le era permitido hablar con sus captores con lo que excusó que sus palabras no fueran del todo coherentes ni elocuentes.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes