Recuerdan a víctimas de tsunami en las Samoas

LALOMANU, Samoa ( AP). Los isleños se reunieron el domingo para recordar a las víctimas de un tsunami en el Pacífico Sur que arrasó poblados enteros en Samoa y Samoa Estadounidense, dejando al menos 176 muertos.

La Iglesia Cristiana Congregacional de Lalomanu estaba llena de habitantes, así como parientes de Australia y Nueva Zelanda y rescatistas, los cuales participaron en un servicio conmemorativo que se extendió más de tres horas.

La iglesia no resultó dañada por la ola gigante que azotó el martes, generada por un poderoso terremoto en el mar, debido a que está construida sobre terreno más alto que muchas viviendas costeras, las cuales sí quedaron destruidas.

Los representantes de 10 familias hablaron sobre los 52 parientes perdidos que hace menos de una semana habían formado parte de la congregación.

Failuga Gase, un poblador de 52 años cuya casa resultó destruida, lloraba en silencio mientras recordaba a cuatro familiares fallecidos.

" Es una ocasión especial para recordar a aquellos" que murieron, dijo el padre de tres a The Associated Press frente a la iglesia. " Como solemos hacerlo, tenemos una ceremonia en la tumba para los que han muerto, uno por uno".

Una mujer dijo que su familia está entristecida porque perdieron a su madre, pero agradecida de que la tragedia no haya sido aún mayor.

Luluu Berns dijo que su hermana, su cuñado y sus siete hijos habían sobrevivido, aunque en un momento dado uno de los niños, un pequeño de 16 meses, había desaparecido.

" Cinco horas después encontraron a este niño pequeño en la playa", señaló. " Estaba boca abajo y el padre lo halló, lo levantó y lo sacudió un poco, y aún estaba vivo. Le agradezco al Señor por este precioso milagro que hizo por este pequeño niño".

A lo largo de la costa sureste de la zona de desastre, algunas iglesias dañadas permanecían en ruinas mientras los pobladores se reunían en otras para orar. Samoa es un país profundamente cristiano en el que los servicios religiosos de los domingos forman parte integral de la vida.

Horas antes, monseñor Ioane Vito celebró la primera misa del día en una catedral católica del siglo XIX ubicada cerca del mar en la capital de Samoa, Apia, exhortando a la congregación a unirse para reconstruir la zona tras el desastre que devastó el lado opuesto de la isla de Upolu.

" No permanezcamos dándole vueltas a lo ocurrido, sino que reconstruyamos nuestras vidas juntos como una comunidad", dijo Vito en la catedral de la Inmaculada Concepción de María. " El dolor nos unirá, y la unidad nos dará fuerza".

La unidad también fue el tema de los discursos en la Samoa Estadounidense, un territorio estadounidense donde aproximadamente 1,000 feligreses llenaron los bancos de iglesia para un servicio nacional de oración de dos horas en el Iglesia Cristiana Congresional en el poblado de Tafuna. la congregación ocupó también bancas afuera de la iglesia, las mujeres con gorros blancos y vestidos largos de algodón, los hombres de corbata, chaqueta y mantos tradicionales o lavalavas.

El gobernador Togiola Tulafono elogió la generosidad de los residentes y el espíritu samoano, el cual, señaló, ayudó a la comunidad a conseguir pasar por el desastre. Agregó que muchos han abierto sus casas a aquellos que las perdieron.

" Podemos dar gracias al Señor por las bendiciones que recibimos a través de esta catástrofe. Aunque hubo tantas vidas perdidas debido a ella, en retrospectiva, Dios nos evitó tantas más", apuntó.

Las familias aún intentaban hacer frente al hecho de las repentinas pérdidas de vidas provocadas por las olas del maremoto del martes, que llegaron a las costas tras el terremoto submarino de hasta 8,3 grados de magnitud. El desastre cobró al menos 176 vidas en Samoa, Samoa Estadounidense y Tonga.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes